Derrotan Barbosa y Yeidckol a Monreal

No podrá contar con todo lo que significa, para el 2024, tener el gobierno de Puebla, como lo pudo ser sumarlo al gobierno de la capital de la República y lo podría ser adueñarse de Morena

Compartir:

Miguel Barbosa fue ratificado como candidato a gobernador de Puebla y, a menos que ocurra una desgracia, sucederá a Guillermo Pacheco Pulido sin mayor dificultad.

La ratificación, vía el Instituto Nacional Electoral, era de rutina.

Las objeciones de los mozos de estoques de Ricardo Monreal, Alejandro Armenta y Alejandro Rojas Díaz Durán, tienen que ver más con la lucha por el control del partido político de Andrés Manuel López Obrador, Morena, y con la sucesión presidencial, en apariencia lejana, pero no tanto, si partimos del hecho de que ya consumimos la décima parte del sexenio.

Ya Barbosa y el tiempo dirán si los electores se equivocaron al llevarlo a la gubernatura; por lo pronto es de justicia que el INE lo mantenga en la boleta, y lo será también cuando gane, dado que las oposiciones locales, PAN y PRI, no existen y él cuenta con la fuerza de Morena.

Una consecuencia colateral de la resolución del INE tiene que ver con la vida interna de Morena, pues la embestida contra Barbosa esconde, en realidad, la intentona del grupo de Monreal de hacerse del poder partidista.

La intención, nada oculta, por cierto, fue minar a Yeidckol Polevnsky, la lideresa nacional de Morena que siempre estuvo al lado de su lado.

Polevnsky es un obstáculo para la estrategia de Monreal y su grupo, que tienen la mira puesta en 2024. El coordinador de los senadores de Morena no ha engañado a nadie y no ha perdido tiempo en mostrar sus aspiraciones futuras.

Su primer movimiento sexenal fue difundir, entre columnistas políticos, que fue senador y coordinador porque obligó a López Obrador a cederle una posición de ese nivel una vez que el amo de Morena se pronunció por Claudia Sheinbaum para candidata a jefa de Gobierno de la Ciudad de México, el puesto que realmente quería Monreal.

El segundo fue presentar, por decisión propia y sin consultar con el Presidente o el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, una iniciativa de ley para regular las comisiones que cobran los bancos a sus usuarios.

Hay una buena lista, pero en aras del espacio recordemos solamente que, con justa razón, se puso al lado de las oposiciones en contra de las propuestas presidenciales para seleccionar a los 4 nuevos integrantes de la CRE.

Los reprobó en 2 ocasiones, aunque al final aprobó a los ya reprobados, cuya misión es acabar con el órgano regulador.

Una más: Exhibió el supuesto afán de López Obrador de dominar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación con su propuesta de creación de la Sala Anticorrupción que permitiría a Morena tener 5 ministros más.

Para decirlo de otra manera, con cierto éxito, Ricardo ha intentado mostrarse un tanto independiente ante el Presidente, lo cual, por cierto, sería saludable para la democracia si no se tratara sólo de una estrategia engañabobos.

El triunfo de Barbosa y Yeidckol constituyen una derrota no para Armenta y Rojas Díaz Durán, sino para Monreal, que no podrá contar con todo lo que significa, para el 2024, tener el gobierno de Puebla, como lo pudo ser sumarlo al Gobierno de la capital de la República y lo podría ser adueñarse de Morena.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...