¿De ‘huachicoleros’ a ‘ninis’?

¿De veras es tan fácil combatir el crimen organizado, a los violentos cárteles del robo de combustible? ¿Sin disparar una bala? ¿Sólo cerrando y abriendo válvulas? Vaya, todos andábamos en la baba

Compartir:

Durante su campaña presidencial, Andrés Manuel López Obrador decía, y lo decía bien, que para que los ciudadanos pobres no tuvieran la necesidad de enrolarse con el crimen organizado se crearían las condiciones sociales, como empleos y educación, básicamente, pasando por apoyos a grupos de distintas edades y becas.

La idea es magnífica y, cierto, la única para eliminar la pobreza, sólo que se requieren décadas y varias generaciones de medidas excelsas en economía, sin errores, mentiras o fanfarria.


Difícil, pues.

Ayer, cuando dije que si resulta correcta la aseveración del Presidente en el sentido de que si ya se redujo el “huachicoleo” (robo de combustible), y se bajó el robo de pipas que transportan la gasolina o el diesel (“de 1,100 a 36 por día”), entonces, los operadores del hurto, es decir, los delincuentes, se convertirán en “ninis”, mi Jefe me cuestionó: “¿Entonces deben permitirles que sigan robando?

Respondí: “No, pero robarán otras cosas”. Además, cerrar válvulas no es combatir a delincuentes. Si la llave se cierra sólo hay espera, de consumidores… y de delincuentes.

Vaya, ¿dónde está la solución (social, no al hurto)? Pero, además, cerraron las válvulas o los ductos (lo que, dicen, causó el desabasto de gasolina)… ¡Pues ya los volvieron a abrir! (para que se reinicie el abasto).

¿De veras es tan fácil combatir el crimen organizado, a los violentos cárteles del robo de combustible? ¿Sin disparar una bala? ¿Sólo cerrando y abriendo válvulas? Vaya, todos andábamos en la baba.

Por ahora, los operativos de fuerzas federales se han concretado a vigilar las refinerías, incluyendo una que no produce gasolina (Salamanca), a echar el ojo a los empleados y a sus jefes.

Puede ser cierto que el 80 por ciento del daño a Pemex iniciara en la propia empresa productiva del Estado, pero los muertos, los ataques, los enfrentamientos entre estos delincuentes y las fuerzas federales, estatales y, a veces, municipales, no se dieron, o se dan, en las plantas de Pemex.

Es decir, esto resulta como el problema del narcotráfico; mientras no hubo muertos -por intervención de fuerzas policiacas o militares- nadie se imaginaba el robo de combustible, y todo en paz. Si los enfrentamientos no existieran entre bandas de distintos grupos de tráfico de drogas, ni enterados, eh.

Pero, esta vez, el Presidente ni siquiera debió sacar de su cartera no su dólar ni su billete de 200 pesos, sino el beneficio de la “amnistía” para quien se apartara del mal.

Ayer hizo la exhortación, pero sin incluir el perdón: “Llamo a todo el pueblo para no caer en la ilegalidad; nunca se justifica un acto ilegal, pero menos cuando hay opciones, alternativas, y cuando se está dando un buen ejemplo desde el gobierno. Lo que venía sucediendo es que robaban arriba y daban el mal ejemplo”.

De acuerdo a cifras oficiales, Pemex cuenta, en todo el país, con una red de ductos (oleo, gaseo y poli) de arriba de 50 mil kilómetros. Esta red es “picable” en cualquier punto con alguna información extra de conocedores del mapa petrolífero.

El año pasado, de enero a octubre, Petróleos Mexicanos reportó casi 13 mil perforaciones ilegales en toda su red. En 2017 se registraron 10 mil 300.

Ahora bien, ante ese panorama, la petrolera mexicana prefirió hacer llegar el combustible, a donde fuera, a través de pipas y subutilizar el sistema de ductos.

En todo lo visto y hecho por el gobierno federal hay detalles que no cuadran: ¿En verdad ya se ubicaron esas 13 mil perforaciones? ¿Ya no se acerca ningún individuo a mamar de esa ubre?

Si cerraron los ductos o sus válvulas, al abrirlas (repito, ahora para vencer el desabasto) ¿no vuelven a quedar expuestas esas 13 mil tomas clandestinas?

Además de operativos de vigilancia y control en refinerías y otras instalaciones, ¿alguien sabe de algún operativo contra los “huachicoleros” fuera de Pemex, los que están armados hasta los dientes, los que patean y gritan a los militares?

Nihilista de mí, ya comienzo a creer en los milagros. Por algo se empieza.

 

[email protected]

@RobertoCZga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...