Cuarta Transformación, la nueva Patrulla Fronteriza de Trump

López Obrador primero golpea y divide; ahora pide unidad al constituirse como el primer gobierno de izquierda que despliega a la Guardia Nacional como la nueva Border Patrol de EU a cambio del tratado comercial en un proceso lleno de yerros y posiciones contaminadas con ideologías

Compartir:

Golpea y divide; ahora pide unidad Andrés Manuel López Obrador.
Cedió a las presiones de Donald Trump y muta el primer gobierno de izquierda en la presidencia en la nueva Border Patrol (Patrulla Fronteriza) de Estados Unidos en la frontera sur de México.
La aparente dura posición de López Obrador y Marcelo Ebrard Casaubón fue derribada con el viento verbal del republicano más repugnante que ha tenido la Casa Blanca y, a la vez, prueba que las posiciones ridículas de la Cuarta Transformación son insostenibles.
La sorpresiva posición del gobierno mexicano deja fuera de lugar el mitin convocado por Andrés Manuel en Tijuana este sábado 8 de junio, a las 5 de la tarde, y sacrifica de más la indignidad de gobernadores de oposición que lo acompañarán, forzados para evitar represalias presupuestales y un mayor abandono a la terrible inseguridad en los estados.
Seguramente el subsecretario de la SRE, Jesús Seade, entiende la naturaleza de la negociación comercial, muy a distancia de cualquier tipo de ideologías.
En esa asimetría de poderes, Trump pone el dedo sobre la llaga del discurso pro migrante de la Cuarta Transformación y los obliga a aceptar sus condiciones; Ebrard, Seade y la secretaria de Economía, Graciela Márquez, ponen su resto en la negociación con el despliegue de 6 mil elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur.
Así, la Cuarta Transformación muta en la Border Patrol de Trump para cometer el gran pecado de la izquierda a cambio de mantener el tratado comercial que satanizó durante años, con dureza, Andrés Manuel.
En el discurso veremos la repetida y desgastada verborrea para culpar a los gobiernos del pasado ante una más de las muestras de incompetencia del obradorismo.
Este viernes, en la conferencia mañanera, el presidente se lamentó: “Desgraciadamente se mezcla lo migratorio con lo comercial, que no debería de ser así; además, en el caso migratorio ni siquiera se analizan las causas; sólo se ven los efectos; no se toma en cuenta lo que está pasando en Centroamérica, la crisis profunda de nuestros hermanos centroamericanos, en particular la crisis en Honduras”.
Sin embargo, igual que su equipo, dobló las manos: “Sólo ven el crecimiento del flujo migratorio y su paso por México cuando nosotros hemos insistido en que hay que atender las causas, que la migración sea opcional, no forzosa”.
Remata el presidente: “No queremos pelearnos con el gobierno de Estado Unidos, y mucho menos con el pueblo”.
¿Qué quiere decir con “mantener y refrendar la amistad con el pueblo de Estados Unidos”..? Pura poesía, abstracción discursiva, demagogia ante el papel indignante de ser la nueva Border Patrol de Trump en la frontera sur.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...