Crisis humanitaria en el Sector Salud de AMLO, pacientes y usuarios las víctimas

La crisis humanitaria en el Sector Salud se agudiza por políticas públicas erradas y la lucha anticorrupción que han provocado parálisis y desabasto. Los grandes laboratorios están atorados por Cofepris, la falta de medicamentos en gobierno y farmacias es preocupante, y las víctimas son los pacientes y los usuarios, no los corruptos.

Compartir:
Si tus ilusiones chocan con la realidad, revisa tus ilusiones”, concluye la doctora Norma Rodríguez Argüelles por la crisis humanitaria que se está gestando en el Sector Salud de Jorge Alcocer Varela, el Secretario de Salud que trata de desmantelar el trabajo realizado desde Jesús Kumate, Juan Ramón de la Fuente, Julio Frenk, José Ángel Córdova, Mercedes Juan, Salomón Chertorivski y José Narro. Este martes participé por invitación de Eduardo Campos en una mesa de debate en el programa “A Fondo” en PCTV y Meganoticias, un territorio periodístico bien dirigido por Paco Ramírez, que a la par de interesante es de una actualidad tan inmediata como que en los próximos días llegarán a la ciudad de México, proveniente de los estados, un grupo de enfermos de VIH Sida en riesgo de morir a causa de las políticas públicas de salud del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. “No sólo los enfermos de Sida están en ese riesgo, también los de cáncer”, dice la doctora Rodríguez, Secretaria de Finanzas del SNTISSSTE. Interviene la periodista Georgina Morett: “Lo que pasa es que los enfermos de Sida son los más organizados, los más activistas, característica que no vemos en los usuarios de tratamientos oncológicos o los que sufren la pandemia de obesidad”. Esta crisis humanitaria se hará palpable en los próximos días. Desde mi punto de vista esta bomba a punto de estallarle a López Obrador y al doctor Alcocer, es del mismo ‘plutonio’ de las otras bombas en el sector turístico, en la seguridad pública que mes a mes rompe récords, en el financiero, en el energético, y más, ensambladas con la justificación de la lucha contra la corrupción, en la cual todos estamos de acuerdo, pero la incompetencia de la Cuarta Transformación puede dejar el campo desolado de muerte. Esto es, en el corrupto Sector Salud, agudizado en el sexenio de Enrique Peña Nieto, las víctimas actuales, las de la 4aT, NO son los ex funcionarios corruptos -presuponiendo que sólo son los ‘ex’- son los pacientes, derechohabientes y usuarios en general de medicina pública y privada, porque no saben hacer las cosas. Esa es la conclusión del debate de Eduardo Campos. Gina Morett propone un regreso momentáneo al sistema de adquisiciones anterior mientras se organizan y aprenden lo que tengan que aprender, para que no se muera la gente por falta de medicamentos y de atención especializada. Así de simple y así de terrible. Peor aún, el titular de Salud, Alcocer Varela declaró hace unos días que deshojarían la Cofepris como se deshoja una alcachofa, el motivo: la corrupción. El salmo es de profunda ignorancia e incomprensión de los alcances de la dependencia regulatoria, relacionada a nivel internacional con el mundo de la medicina. Ahí, y en la parálisis de las compras consolidadas, se provoca el atorón brutal y una falta de abasto de medicamentos, simplemente porque la nueva burocracia encabezada por José Alonso Novelo Baeza, tiene paralizada a la dependencia. Para darnos una idea en lenguaje llano: existen dos grandes sectores que producen medicina, los internacionales y los nacionales, tooodos necesitan trámites, licencias y permisos de la burocracia de Cofepris. Los laboratorios internacionales que tienen que renovar constantemente licencias, tramitar ingresos de materia prima en aduana (sales, elemento activo) para producir medicinas, ‘empastillar’ por ejemplo, y documentar todo tipo de especificaciones para cumplir estándares internacionales, están paralizados. Lo mismo los laboratorios mexicanos o la medicina genérica. La mayoría importa las sales de Europa, Asia y Estados Unidos, para producir medicinas en México, toda esa tramitología pasa por Cofepris, “una dependencia muy corrupta”, dicho por López Obrador y Alcocer -cosa indudable-, pero detener la maquinaria hasta volverla incólume, puede dejar miles de muertos, si no es que cientos de miles. Otro participante del debate, Antonio Pascual Feria, presidente de la Asociación Nacional de Farmacias, jura que NO hay desabasto de medicinas, que los propósitos del gobierno actual son loables, que las compras consolidadas tal como las quiere hacer el gobierno de AMLO serán lo mejor, y que debemos esperar para mejorar porque el presidente prometió, para grandes sectores de la población, la gratuidad de medicinas no solamente del cuadro básico, sino de todas las especialidades. Tendrémos salud pública a niveles de países nórdicos, pues. Mi opinión es que dar marcha atrás a la descentralización es volver al pasado. Que hay corrupción, ni dudarlo, pero no es nada nuevo, además de que el veto presidencial a tres grandes proveedores por sospechas de corrupción, sin pruebas hasta el momento, ya provocaron que uno de ellos se ampare contra el señalamiento de López Obrador, quien no presentó prueba alguna. Peor aún, la Secretaria de la Función Pública Irma Eréndira Sandoval dijo que solamente se le inició una investigación a uno de estos proveedores, en consecuencia, es lógico pensar que a los otros dos los están calumniando en la conferencia mañanera. Pero vamos a conceder que todos los proveedores participan en corrupción y que fue la ‘normalidad’ en los sexenios anteriores porque no había otra forma de vender sus productos al gran consumidor: gobierno federal. Avalando esta tesis, NO vemos a ningún ex funcionario corrupto en tribunales o en la cárcel. Aquí el perdón presidencial no vale, es complicidad, ni los argumentos de que el Ejecutivo “no quiere enredarse en pleitos estériles”. Parte de la parálisis del Sector Salud se debe a que las compras consolidadas serán concentradas en la Secretaría de Hacienda de Carlos Urzúa, pero no solo esas, también compra pipas para Pemex, y mucho más de todas las secretarías, sin embargo, las víctimas de esa operación no deben ser los pacientes, los derechohabientes y los usuarios de salud, por eludir el llevar a los corruptos ante la justicia. Échele un ojo al programa, tiene más puntos de interés que los aquí expuestos.
Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...