Crimen organizado, ¿el ‘quinto poder’?

Combatirlo requiere algo más que ‘amnistía’ y graciosas promesas electorales

Compartir:

Hoy es la comidilla y las municiones de todos los candidatos a la Presidencia de la República. El tema dará votos extras a quien más le crean su plan para combatirlo. O quien más fantasía ponga en sus argumentos para enfrentarlo. Ninguno lo logrará. No en el corto ni mediano plazo.

Las formas rápidas para acabar con esa enfermedad social son como las quimioterapias para erradicar un cáncer. En los mundos paralelos siempre habrá quien lo padezca.

Decían que el “Cuarto Poder” era (o es) la prensa, sobre todo en aquellos años de romántico corporativismo. Hoy se habla de medios de comunicación y, si me apuran, de redes sociales, mundo web. ¿La prensa? ¡Bah! ¿Eso con qué se come?

Que el “Quinto” era la Iglesia. ¿Cuál?, porque la Católica pierde cada vez más fieles. Ahí está el resto de religiones, sobre todo de la fragmentación del cristianismo (católicos, protestantes, ortodoxos); luego el Islam, con su violenta erupción por todo el mundo.

En realidad, un grupo de súper poder que resquebraja democracias, vitupera gobiernos, estados; amasa fortunas, compra y vende cargos de todos los niveles, y en ámbitos públicos como privados, incluyendo medios de comunicación y templos para orar, es el crimen organizado. ¿Realmente el “Cuarto” o “Quinto Poder”?

En Estados Unidos, en Italia, en Rusia, toda Europa, ¿existe crimen organizado? Mmmmhhh… Sí, pero bien organizado. Tan organizado que ni roces tiene con los gobiernos en turno. Y viceversa.

Hablar de mafia neoyorquina, siciliana o rusa no es expresión de cinematografía; existen desde décadas y sobrepasan siglos.

En México, porque Dios no nos agarró confesados, desde hace unos 10 años, todo mundo (medios de comunicación, candidatos, ONG’s, intelectuales y parlanchines) pide una solución… sabiendo que no existe. Vaya, si, en nuestro país, su apogeo apenas comienza.

O qué, ¿en cuántos años nuestros vecinos del norte dejarán de ponerse grifos? No, quizá ni guerra ni amnistía ni perdón ni olvido. La ecuación es difícil. ¿Pacto de honor, de caballeros? O el aplicable concepto de nuestros políticos: Ni te veo ni te escucho.

Hoy, en camino al proceso electoral más chipocludo, es el mejor tema para tirarle al negro en turno. Esta vez, el PRI y toda su ralea. Como antes fue al panismo con Felipe Calderón y Vicente Fox. Como lo será con quien llegue del color que sea.

Para ello una probadita, a ver si les cae el veinte.

Los datos los reunió, en un buen artículo, Hugo Alconada Mon, y son sólo una milésima de su trabajo. Habla en un promedio de 10 años.

“El crimen organizado mueve más de 2 billones de dólares por año, lo que equivaldría a dos veces el presupuesto militar anual del planeta o a todo el PIB de América del Sur sumado.

“El crimen organizado continúa creciendo y no ha salido a la superficie en la agenda mundial del mismo modo en que lo han hecho la pobreza, el agua o el desarrollo sustentable.

“La Federación Mundial de Asociaciones de las Naciones Unidas (WFUNA), apoyada, entre otras instituciones, por el Banco Mundial, expone que las principales fuentes de ingresos del crimen organizado provienen del lavado de dinero, el contrabando y la piratería (520 mil millones de dólares), y el tráfico de drogas (320 mil millones de dólares), de personas (44 mil millones de dólares) y de armas (10 mil millones de dólares).

“El Banco Mundial estima que más de 1 billón de dólares se destina al pago de sobornos cada año, de los que entre 20 mil y 40 mil millones de dólares son para funcionarios de países en vías de desarrollo, pero otros 60 mil a 80 mil millones de dólares quedan en sus pares del mundo desarrollado.

“Es un asunto global y debe ser enfrentado globalmente”, dijo el jefe del Proyecto del Milenio (de la WFUNA), Jerome Glenn.

“Sudáfrica tiene a la mafia rusa infiltrándose. Tenemos a los chinos metiéndose en Rusia.

(Y yo agregaría que México a los colombianos, coreanos, chinos y nuestros propios mexicanos).

“Montar un negocio en Afganistán o en Bolivia no sería muy lucrativo. Tienen mala infraestructura, están mal conectados y muestran todo tipo de limitaciones para los negocios, pero todos los días exportan toneladas de heroína y cocaína… En 24 horas, la droga estará en Buenos Aires, Miami, París o Nueva York”.

Y todavía hay quien habla de “mafia del poder”. Ante el monstruo somos enanos.

Así está el “business”. El resto son chupaletas.

 

[email protected]

[email protected]

@RobertoCZga

www.sextopatio.com.mx

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...