Cooperacha  para liberar a líder de Luz del Mundo

Seguramente su feligresía mexicana, entre ellos diputados y senadores, la hará en pro de su apóstol

Compartir:

El Presidente López Obrador tendrá que empezar a jalar orejas a algunos de sus más conspicuos colaboradores que lo meten en problemas que no merece y no necesita.

No sólo a quienes para satisfacer su convicción de que todo el pasado fue corrupto lo embarcan en batallas jurídicas, algunas poco sostenibles, o a quienes le dan a firmar memorandos ordenando violar la ley a miembros de su gabinete.

También a quienes sumieron al país en el debate de si los niños de prescolar y educación básica pueden, si quieren, usar falda, o a quienes lo obligaron a defender el uso de Bellas Artes para el lucimiento de un profeta religioso preso ahora en California por producir pornografía infantil, violación de menores y traficar personas entre 2015 y 2018.

López Obrador debe estar maldiciendo a quien o quienes lo obligaron a mostrarse como un juarista tolerante ante los escandalizados porque el Palacio de Bellas Artes fuese utilizado para homenajear al líder de la organización religiosa Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, a solicitud del senador, del Verde, Rogelio Zamora, suplente de Juan Zepeda, ex candidato del PRD a gobernador del Estado de México.

Cuando mostró su indignación por la intolerancia de quienes se molestaron por el préstamo del augusto recinto para dar oportunidad a Nassón de lucir el poder político de su iglesia, de origen mexicano, pero ya transnacional, dijo el Presidente estar molesto por la intolerancia. “Tenemos que aceptarnos más todos y apostar a la libertad, que podamos convivir todos: Católicos, evangélicos y de todas las denominaciones; ateos y libres pensadores; agnósticos y todas las clases y culturas de todas las preferencias sexuales; no ser tan rígidos”.

Asistido por la razón, lejos estaba de saber que Naasón, el apóstol, como se hace llamar, merecería palabras imborrables del fiscal general de California, Xavier Becerra: “No debemos hacer la vista gorda ante la violencia sexual y el tráfico en nuestro estado. En el Departamento de Justicia de California haremos todo lo posible para prevenir y combatir estos crímenes atroces para que nuestras comunidades estén seguras”.

Como cualquier otra persona, el apóstol de Luz del Mundo no debe ser tratado como culpable hasta que la autoridad se lo pruebe; por ahora merece la presunción de inocencia, pero necesita 25 millones de dólares para enfrentar el juicio en libertad. Seguramente su feligresía mexicana, entre ellos diputados y senadores, hará cooperacha para liberar a su apóstol.

El apóstol heredó el báculo de su padre, Samuel Joaquín Flores, quien, a su vez, sucedió a su progenitor, Eusebio Joaquín González, el fundador de la organización religiosa en Jalisco, quien se hacía llamar Aarón.

Los escándalos de tipo sexual han perseguido a la cúpula de la Luz del Mundo, pero esto no impidió que al funeral de Samuel, en diciembre de 2014, asistieran el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, y el presidente municipal de Guadalajara, Ramiro Hernández, ambos priístas.

Al homenaje a Naasón asistieron diputados y senadores de Morena, entre ellos el presidente de la mesa directiva del Senado, Martí Batres.

Si quienes están obligados a informar al Presidente de los temas que podrían preguntarle en la conferencia de prensa mañanera le hubiesen mostrado los reportajes publicados en el periódico El Universal el 20 y 21 de mayo de 1997 sobre Samuel, el antecesor de Naasón, no se habría inmiscuido tan a fondo en la defensa de la tolerancia a esta dinastía religiosa perseguida por escándalos sexuales a lo largo de la existencia de su lucrativa agrupación religiosa.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...