Urgen palabras del Doctor Alcocer sobre la proximidad del Covid-19

El subsecretario López-Gatell, “brazo derecho” del Presidente en asuntos de Salud, asume el tema con poca dimensión. Los mexicanos nos estamos rezagando anta la posible pandemia

Compartir:

Podríamos pensar que el Secretario de Salud federal es el primero en tomar precauciones sobre la inminente llegada del “Coronavirus” a México, y por ello no sale a la luz pública.

Pero ni en eso ni en otra cosa de salud se vale especular, y no afirmamos nada porque sus razones, posiblemente muy personales, tendrá el Doctor Jorge Alcocer para no encabezar alguna, cuando menos, conferencia de prensa sobre el virus que desde hace un mes mantiene en zozobra al planeta, después de pegar con fuerza en China.

Para nadie es un misterio que la batuta sobre los temas de Salud la ha tomado desde hace semanas, el subsecretario Hugo López-Gatell, que una y otra vez es la estrella del Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina.

Su ascenso ha sido tan vertiginoso que muchos ya lo consideran el “brazo fuerte” del Presidente ante las crisis de medicamentos, mobiliario y atención pública en los hospitales.

Al grado, afirman, que podría incluso sustituir al Doctor Alcocer en la Secretaría.

Y tal vez no estén tan errados, pues en un asunto tan serio, por lo que podría convertirse, pues de eso trata la Medicina, de diagnosticar, el Secretario de Salud debió ya desde hace si no semanas, sí días, tomar como suya la información hacia los mexicanos ante lo que afirman es inevitable, el arribo del virus chino que provoca una letal neumonía.

El caso es que, por la transición o porque López-Gatell ahora no se da abasto, que no hay autoridad facultada que brinde a los mexicanos un resumen completo sobre qué pasa en el mundo y qué podría pasar en México, respecto al mentado virus.

Por ejemplo, este martes, durante la conferencia matutina del Presidente, el subsecretario de Salud solo alcanzó a decir que “debemos estar tranquilos” porque no es la primera vez que la Organización Mundial de la Salud lanza este tipo de alertas.

En ese sentido, López-Gatell no tiene toda la razón. Lo que la OMS ahora pide tomar en cuenta es que ya estamos, ahora sí, ante el riesgo de una pandemia.

Hace un mes, el organismo internacional simplemente señaló que no podía alarmar con un contagio de grandes dimensiones, y mantuvo bajo el perfil de alerta.

Pero en los últimos días, el virus se ha propagado rápido en países como Italia, Corea del Sur e Irán.

Expertos, además, dijeron que la llegada del Covid-19 a Estados Unidos es cuestión de días, es decir, que si llega a la Unión Americana es mucho más fácil que brinque a México.

Cerca de las 20:00 horas de este martes, hasta El Salvador había decretado la prohibición de que italianos y coreanos entren a su territorio y, la verdad, no creemos que lleguen por montón.

Bien, pues hasta ayer, el único avance a destacarse, si alguna precaución o preocupación existiera, sobre el virus, es que la Secretaria de Salud de la Ciudad de México, Oliva López (no el Doctor Alcocer, quien debiera estar al frente de los protocolos) anunció la realización de un simulacro en casas de campaña aisladas, para realizar el protocolo de atención que se realizaría si se presenta algún caso.

López dijo que ya la Capital mexicana está preparada con un plan.
Habló de la verificación de espacios con que cuenta la Ciudad de México para brindar atención, de presentarse, en pacientes de gravedad por dicho virus.

El plan de la Secretaria de Salud capitalina fue apoyado por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien dijo que aun cuando no hay señales de que el virus esté por llegar, no significa que no pueda ocurrir. “Por eso debe haber un plan”, expresó.

De cualquier forma, y por las razones que sean que el Doctor Alcocer no encabece los informes sobre el Covid-19, no estaría de más que los mexicanos comencemos a exigir un plan de contingencia más público sobre la posible pandemia.

Tampoco estaría mal que alguien del Gobierno Federal dimensionara el alcance de un periodo repentino de pánico entre los mexicanos.
Si algo hay que evitar es la locura.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...