El “modito” de Morena para hacer a un lado a Yeidckol

La revelación de que auditarán la gestión de la secretaria general del partido, para aclarar pagos por 619 millones de pesos en la compra de inmuebles, parecería la contundente respuesta de Alfonso Ramírez Cuéllar

Compartir:

Si las estrategias de Santiago Nieto funcionan requetebién contra administraciones pasadas, por qué algo parecido no funcionaría dentro de Morena.

La lucha interna por el poder de Morena ha venido incrementándose desde el año pasado, incluso cambiando de actores en la confrontación.

Hasta antes de febrero, la pelea estaba enfocada entre Yeidckol Polevnsky, secretaria general, y Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional.

Ahora resalta la confrontación entre Polevnsky y Alfonso Ramírez Cuéllar.

Este martes, la secretaria general habló fuerte contra la propuesta del presidente nacional interino de “endeudar al país porque el gobierno ya no aguanta más austeridad”.

A Polevnsky se le adelantó el Presidente Andrés Manuel López Obrador, hasta llamando “enajenado” a Ramírez Cuéllar.

En una carta firmada por 500 militantes de Morena, Yeidckol se mete hasta con la idea de Ramírez Cuéllar de dar facultades al Inegi de auditar la riqueza de los mexicanos.

“Decimos: No al aumento de impuestos. No al aumento de la deuda pública. No a la suspensión de pagos al IMSS de cuotas obrero-patronales.

“No a la irrupción por parte del Inegi. Sí a la Austeridad Republicana tan necesaria y ejemplar”.

En el documento entregado a Ramírez Cuéllar, Polevnsky da el espaldarazo al Presidente López Obrador. ¿Sabía lo que venía?

“Ratificamos nuestro respaldo irrestricto al Presidente Andrés Manuel López Obrador, a su proyecto de nación y a sus políticas de gobierno.

Nos deslindamos terminantemente de las opiniones, que a título personal, ha emitido Alfonso Ramírez Cuéllar’’.

Además de la respuesta del presidente nacional interino (“he conocido tu carta (Yeidckol) y me da gusto que empecemos a debatir sobre el estado de bienestar y la forma de financiarlo para ayudar a los más pobres de nuestro país”) se filtró a medios la investigación a su periodo (mediante facultades para ejercer como presidenta nacional), para aclarar pagos por 619 millones de pesos en la compra de 38 inmuebles.

En medio de la reyerta partidista, el CEN de Morena nombra a 14 delegados en la misma cantidad de estados. Entre ellos a Yeidckol en Jalisco. De la lista, la única conocida es ella.

Desde el nombramiento de Ramírez Cuéllar, Polevnsky reiteró su deseo de seguir buscando la presidencia nacional del partido, “porque no estoy impedida de participar”.

“Sí estoy decidida a participar en este proceso. Que no quepa la menor duda”, dijo.

El asunto de la auditoría a Yeidckol por los gastos millonarios en propiedades del partido no es nuevo.

La secretaria general ha sido citada por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia, pero se ha negado a acudir.

Cuando hasta el coronavirus ha metido su cuchara en un proceso interno que no termina de amarrarse, sobre todo porque en estas fechas el partido creado por López Obrador debería tener ya a su primer presidente nacional, la cosa pinta para largo.

Por lo pronto, Morena sigue dando muestras de que sí son iguales a sus antecesores (el PRD), que la transformación es en otra parte no en sus filas (como se ha demostrado en las asambleas distritales que terminan a sillazos).

Lo bueno es que en eso el Presidente López Obrador no se mete porque él no es jefe de partido… no es jefe de pandilla.

[email protected]
@RobertoCZga

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...