El Cuarto Poder saca polvo y el Primer Poder zapatea

Lo inconveniente es que esta guerra se lleve a cabo en plena emergencia sanitaria, y cuando otras calamidades acosan a México y a la ciudadanía como la crisis económica que se avecina con todos sus factores, desempleo, violencia, precios sometidos del petróleo, devaluación del Peso

Compartir:

Terminó la conferencia matutina de este miércoles, y el Presidente López Obrador, seguramente, mientras caminaba en su mente se iba construyendo la idea: “Ahora sí, que chinga les arrimé”.

Eso es lo menos que creo concluyó después de sacar todo lo que su pecho (que no es bodega) guardaba contra noticias que no le agradan y que a diario se publican en todos los periódicos (o casi todos), o que se reproducen en medios electrónicos, específicamente radio y televisión.

Dos horas después de dedicar casi 30 minutos a hablar de malos y buenos periodistas, ninguno de los principalmente aludidos, El Universal, Reforma, Excélsior y Milenio, había publicado en sus sitios web la nota, mucho menos una respuesta a la principal crítica del Presidente: No son profesionales, independientes y objetivos.

El capítulo de este miércoles es la saga de muchos otros comentarios sobre quienes publican críticas a sus propuestas, planes, programas e ideas, sobre todo en este largo periodo de calamidades en el que ha pasado de todo, pero que, para empezar, tiene a los mexicanos aterrorizados, la epidemia de Covid-19.

Es, además, seguimiento al capítulo del lunes cuando puso como palo de gallinero a Leonardo Zukermann por un artículo en el que aborda el tema de la bioética y las opciones sobre a quién “permitir vivir” si el Covid-19 nos satura los hospitales, y los ventiladores y todo el equipo de terapia intensiva se agotan, y en el que agrega un ejemplo utilizando la figura del Presidente de la República, o sea él.

Una andanada de críticas y reclamos, por cierto, equivocada de López Obrador, porque, como el mismo autor respondió, debería releer el artículo.

En ninguna parte, Zuckerman insulta, calumnia o agrede la figura presidencial y, menos, concretamente a López Obrador.

Lo que el Presidente afirmó este miércoles que “no es queja”, si eso no lo es, entonces, debe ser algo peor.

Su tunda fue severa contra quienes, creo, solo reflejan la nota, o notas, del día, de todos los días.

Y, si, tiene razón el Presidente, es una guerra sin cuartel informativa que se genera por la propia guerra sin cuartel que él mismo crea en cada conferencia matutina, y que no ha tenido tregua desde que instaló las “mañaneras”.

Y una muestra más la aparición este miércoles en redes sociales de un autoinvitado a los madrazos, el malogrado ex candidato presidencial Pedro Ferriz de Con, mal político y polémico periodista.

Según un audio filtrado, el martes (o quizá otro día) se reunió con un grupo de ex alumnos del Instituto Tecnológico Autónomo de México, o con empresarios, afirman otros, y despotricó, a su estilo contra López Obrador.

“Pienso que si queremos realmente que el país tome otro rumbo, vamos a tener que entrar en una zona que nunca habíamos entrado como sociedad y es una zona de riesgo. Para que cambien las cosas, vamos a tener que arriesgar.

“Se está cocinando que el propio gobernador de Jalisco (Enrique Alfaro) se va a levantar y va a decir ‘bajo estas condiciones, el Occidente no tiene un plan de recuperación y desconozco al Presidente de México’”.

Luego narra que vendrá un efecto dominó y que podrían venir “muchos movimientos”. Que hay tres formas de hacerlo. Una, que los mexicanos reaccionen solos; otra, que Estados Unidos intente sacarlo del poder (a AMLO) y, la tercera, que se haga en forma conjunta.

Cierto, en el audio nunca dice que busca organizar un “golpe de estado” contra el Presidente, el líder de la “Cuarta Transformación”, como las redes sociales entienden todo su palabrería.

Sin embargo, cuando otro medio le pregunta si es cierto que intenta organizar eso, acepta la idea.

“Nada me gustaría más que eso, me hubiera encantado… digo que me encantaría porque este Estado, entendido como el gobierno que está al frente de México, es lo peor que he visto en mi vida”.

Una batalla en varios frentes por el manejo informativo, claro, que no había ocurrido con otros mandatarios federales, o en menos carga, es una reacción a la voltereta que López Obrador intenta del país, pero, como lo hemos dicho infinidad de veces, sin un orden establecido, o con un desorden bien establecido.

Hoy jueves, seguramente el caso Ferriz de Con será comidilla en la “mañanera” en turno.

Lo inconveniente es que esta guerra se lleve a cabo en plena emergencia sanitaria, y cuando otras calamidades acosan a México y a la ciudadanía como la crisis económica que se avecina con todos sus factores, desempleo, violencia, precios sometidos del petróleo, la devaluación del Peso.

Salvo los gritos innecesarios, los calificativos, los adjetivos, que debieran bajar de tono, porque el contexto de las notas, como el de la postura oficial será difícil que cambie, lo recomendable es que cada quien asuma el tamaño de la responsabilidad que le toca.

[email protected]

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...