Contra viento y marea, Del Mazo está firme

La contienda legislativa en la Ciudad de México se complica

Compartir:

Eruviel Ávila Villegas, gobernador del Estado de México, se reunió la noche del lunes con los aspirantes a la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a gobernador mexiquense.

Ha trascendido que en esa reunión el titular del Ejecutivo mexiquense les expuso las reglas del juego y les pidió que actuaran con madurez e institucionalidad y evitaran las patadas debajo de la mesa.

En el encuentro estuvieron seis precandidatos: Alfredo del Mazo; Ana Lilia Herrera, secretaria de Educación de Edomex; Carlos Iriarte, líder del PRI-Edomex; José Manzur, secretario general de Gobierno; Carolina Monroy y Ricardo Aguilar.

Eruviel, durante la reunión, hizo mucho énfasis de que ninguno de los 6 está descartado.

Sin embargo, resulta que al día siguiente en un diario de circulación nacional se abrió el fuego contra Alfredo del Mazo, al señalar que ya le habían avisado que estaba descartado como aspirante a la candidatura del partido tricolor para la gubernatura del Estado de México.

Nos refieren que el diputado federal tomó las cosas con calma y ha preferido serenar los ánimos, y esperar los tiempos y decisiones que ha fijado el partido, confiado en que su experiencia y resultados de sus labores administrativas y legislativas convenzan a la militancia de que es la opción ganadora.

Cabe señalar que con esto Del Mazo ratifica nuevamente sus dos virtudes principales: Lealtad e institucionalidad.

Es también de resaltar que Alfredo encabeza las preferencias del PRI en las últimas encuestas para obtener la candidatura.

El 25 de enero de enero se dará a conocer el nombre del candidato priísta a la gubernatura del Estado de México.

PRIMERA ASAMBLEA CONSTITUYENTE, MOTIVO DE DISCREPANCIAS ENTRE SUS MIEMBROS

Constituir desde el 15 de septiembre del año pasado y debatir durante los últimos cuatro meses quince días, tiempo que todavía les quedan a sus diputados hasta el 31 de enero de 2017 para concluir el periodo legislativo de la Primera Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, tal como lo dice la ley, hasta lograr un conjunto de normas comunes, de observancia obligatoria para los habitantes de esta capital, ha sido motivo de serias discrepancias entre sus miembros para llegar a tener, como ley suprema  de esta  entidad territorial, y poder redactar con palabras una legislación por parte de los 100 diputados constituyentes, que con una mayoría calificada de 75 de ellos, poder garantizar y otorgar con los mismos derechos y obligaciones, al pueblo y gobierno como habitantes de la CDMX.

Pero poder redactarse y proyectar ejercerse como leyes fundamentales para todos los capitalinos, donde queden plasmados los principios políticos, económicos y sociales más avanzados y generosos en esta capital del país, no es ni ha sido, hasta ahora, una tarea de rutina.

Se discrepa por todo. No ha habido unidad en torno a las expectativas que tienen los partidos políticos y el gobierno. Sin embargo, ha sido muy valioso el carácter plural y muy democrático con que se han utilizado argumentos de peso para las propuestas.

Nunca ha habido unanimidad y eso habla bien del fondo de las discusiones. Ciertamente ha habido hasta renuncias en la participación de algunos diputados que han dado sus razones para dejar su estancia como legisladores de esta Asamblea y eso beneficia la continuidad del trabajo legislativo. Malo sería que hubiera un criterio único, lo cual no ha existido.

Los temas más peleados han sido por ejemplo, que es improrrogable el plazo que tiene la Asamblea para lograr la Carta Magna, según lo han dejado en claro Alejandro Encinas como presidente de la Mesa Directiva de la Asamblea Constituyente.

Otros temas muy polémicos han sido la aprobación de los matrimonios gays. En este tema los legisladores votaron favorablemente, según sus concepciones humanistas. Perdieron los que no quisieron salir del clóset.

También los grupos vulnerables salieron favorecidos y en los debates y en la votación fue tema muy socorrido por todas las fuerzas políticas que tocaron el tema.

Igualmente los trabajadores del Distrito Federal lograron que se garantice la estabilidad laboral de los empleados de la Ciudad de México. Felicitamos al diputado Juan Ayala por su impecable actitud sindicalista.

 

GUSTAVO A. MADERO, ZONA PELIGROSA

En la colonia San Juan Guadalupe Ticomán, mejor conocida como el Cerro del Chiquihuite, los pobladores viven con el ‘Jesús’ en la boca, pues a diario se presentan asaltos y crímenes en dicha zona correspondiente a la delegación Gustavo A, Madero.

Este lugar es calificado como de alta peligrosidad, pues hay mucha delincuencia y  drogadicción, y los ciudadanos ya no saben a quién recurrir. ya que se sienten indefensos ante las bandas de malvivientes.

Los hampones se refugian en la parte alta del lugar, en la Avenida del Trabajo y en la José María Morelos, en donde hay muchas cruces, una señal de que prácticamente es un ‘cementerio’, pues a diario personas pierden la vida.

Los colonos hacen un llamado a las autoridades correspondientes para poner un alto a esta situación alarmante en beneficio de la seguridad de los habitantes.

 

Compartir: