Congruencia o hartazgo en renuncia de González Blanco

Sin preámbulos, Patrocinio González Garrido (que usaba el apellido compuesto, “Blanco”, en honor a su padre, don Salomón) me dijo con el lenguaje lacónico que debe usar un secretario de Gobernación que conoce su trabajo: tu amigo te aconseja tomarte unas vacaciones.

Compartir:

No recuerdo cuándo fue la última vez que hablamos, pero nunca podré olvidar la tarde en que me senté ante su escritorio de Secretario de Gobernación y no pude más que mirar el reloj electrónico que marcaba los días, horas y minutos que faltaban para concluir el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

Sin preámbulos, Patrocinio González Garrido (que usaba el apellido compuesto, “Blanco”, en honor a su padre, don Salomón) me dijo con el lenguaje lacónico que debe usar un secretario de Gobernación que conoce su trabajo: tu amigo te aconseja tomarte unas vacaciones.

Eran tiempos de persecución, pero no me fui de viaje como me ¿aconsejaban?

Para que no hubiese duda, organicé un partido de fútbol entre IMPACTO y ALARMA! en el que los jugadores de ambos equipos usaron playeras del equipo Puebla luciendo sendos logos de las dos publicaciones que dirigía. Nos tomamos fotografías y las publicamos

Patro fue un gran político; de su paso por Bucareli quizás sólo no me gustó que en vuelo de Brasil a México dijera a los reporteros que su antecesor se marchó porque se oponía a la segunda visita de Juan pablo II a México.

Tenía razón a medias. Don Fernando Gutiérrez Barrios era un juarista, no de Segunda Transformación, sino de verdad, pero también un político institucional. Objetó la visita del Santo Padre, pero no tuvo empacho en poner a su servicio al guardián en quien más confiaba, su propio jefe de seguridad, el mayor Rodolfo Félix a quien sus amigos llamábamos “El Sogocho”.

Pero renunció también porque el sistema lo consideraba seriamente como posible candidato del PRI a la Presidencia de la República, así que le quitaron la relación con la prensa, el manejo de la policía política y a su más fiel escudero, Manlio Fabio Beltrones, que fue enviado a gobernar Sonora. Se quedó solo … pero con su prestigio.

Don Fernando se fue sin cumplir a Benito Juárez la promesa de alzarle un monumento a la altura de su grandeza histórica; irónicamente, fue el regente del DF, Manuel Camacho, quien se opuso argumentando que las obras en la Glorieta de La Palma provocarían caos vial e incidirían negativamente las elecciones por venir. El Benemérito debió conformarse con una manita de gato a su tumba en el Panteón de San Fernando.

Este largo preámbulo sólo porque la hija de Patrocinio, Josefa González Blanco Ortiz Mena (en realidad Garrido, si el primer apellido fuese compuesto) renunció a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales apenada porque en sus prisas demoró el despegue de un avión en el que viajaría, afectando a sus compañeros de vuelo.

Explica su dimisión: “El día de ayer, al iniciar una gira de trabajo, causé un retraso a los pasajeros que viajaban en el avión y a su tripulación. No hay justificación. La verdadera transformación de México exige total congruencia con los valores de equidad y justicia. Nadie debe tener privilegios y el beneficio de uno, así sea para cumplir con sus funciones, no puede estar por encima del bienestar de la mayoría… los servidores públicos debemos poner el ejemplo”.

Si esta es la verdad, doña Josefa se honra a sí misma, a su jefe el Presidente, pero sobre todo a su padre, Patrocinio.

No obstante, la primea explicación que permeo, evidentemente extraoficial, es que la señora González Blanco Ortiz Mena renunció por razones que recuerdan la de Germán Martínez al IMSS, en este caso por su oposición a la construcción de la refinería en Dos Bocas y del Tren Maya, obras que han encontrado el rechazo de amplios sectores de la sociedad, aunque encontró en la demora del vuelo un magnífico pretexto para encubrir la verdad.

Tanto en Dos Bocas como en el Tren Maya hay problemas ambientales, que eran lo suyo, pero la Transformación pasó encima de su opinión.

Esperemos la conferencia de prensa mañanera del lunes, aunque es previsible que el Presidente López Obrador se concretará a felicitarla por su congruencia respecto al discurso oficial de que nadie está por encima del bienestar de las mayorías, y con eso desvanezca la presumible oposición de la ex secretaria a las obras emblemáticas de la 4 Transformación.

Ahora bien, si los primeros informes se confirman, el único beneficiado vendrá a ser Manuel Velasco Suárez que ya no sabemos si es senador con licencia, gobernador licenciado, desempleado y ahora Secretario de Estado, lo que lo colocará en la antesala de la sucesión de López Obrador.

En cualquier caso, es un llamado a la guerra para Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...