Con ley y consenso social, Peña avanza en su ‘revolución’

Con el tema de la mariguana y el rechazo a la homofobia, convierte a incrédulos y baja de su nube a “vanguardistas”

Compartir:

A los incrédulos los ha convertido sobre su propia resistencia, aun cuando todavía no salgan del espasmo.

A los “vanguardistas” los ha bajado de su onírica nube.

En menos de un mes, Enrique Peña Nieto ha presentado propuestas que han sido demandas persistentes de sectores importantes de la sociedad, tales como intelectuales, políticos, agrupaciones civiles. Temas cuyo tratamiento debió y debe tratarse con pinzas por las consecuencias a futuro si su entorno y blindaje legal no se cuida.

Son los casos del incremento de 5 a 28 gramos de mariguana para uso personal, presentado como iniciativa el 21 de abril pasado, después de foros nacionales durante cinco meses, así como el de las iniciativas de reformas entregadas éste martes contra la homofobia y la discriminación, reconociendo los matrimonios sin importar el origen étnico, religión, género o preferencias sexuales.

El Presidente dio un discurso ante representantes de organizaciones lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual.

La mayoría de ellos calificó el hecho como día histórico, parteaguas o un acto sin precedente. Bueno, el Presidente hasta los invitó a un recorrido por Los Pinos.

Las iniciativas tuvieron una reacción favorable en periódicos de Estados Unidos como The Washington Post, The New York Times y Los Angeles Times.

Con el tema de la mariguana a muchos sorprendió su arrojo. Pero ambos no podían resistir ya mucho tiempo la presión social y requerían una válvula de escape. En los dos casos la tendencia mundial es la apertura.

En ese sentido es que insistimos en la inoperancia de los extremos (izquierda o derecha) cuando con un buen entramado legal la sociedad puede beneficiarse sobre cualquier disputa o diferencia, así sea el tema más escabroso.

A casi tres años y medio del retorno del PRI a Los Pinos, se puede insistir en casos, resueltos o no, con razón o sin razón, comprobados o no, como “la casa blanca” (rodeado de supuesto conflicto de intereses); Ayotzinapa, Tlatlaya (cuyo aparente final es más criticado por la deficiente entrega de pruebas por parte de la PGR); o conflictos creados (CNTE, Ceteg, IPN); o aspectos externos como la baja rotunda del precio del petróleo o la depreciación del Peso, pero es innegable la disposición al cambio, incluyendo incluso los aspectos en los que al Gobierno federal le ha llovido en su milpa, más por campañas de venganza o frustración política.

Vaya, lo saben los propios padres de los 43 normalistas desaparecidos, lo sabe la CIDH, el GIEI, es un crimen cometido no por el Gobierno federal, sino por personas ligadas a la Izquierda, en gobiernos de izquierda.

Pero, a ver, ¿no hay una Reforma Energética con ADN de la derecha? ¿Una Fiscal y otra Política con ADN de la izquierda (con adéndum incluido)? ¿Otra Laboral, otra de Telecomunicaciones, otra Educativa, con ADN multipartidista?

Si el “Pacto por México” se terminó no fue tanto por incompatibilidades ideológicas, sino porque en la fase final, fuera de los temas modificados o no constitucionalmente, el mérito secundario es, claro, de todos los partidos, pero el político, el que se queda en la mente de la población y la sociedad, el primero, es el de quien conduce el proceso de cambio del país.

Eso hizo pensar al PRD y al PAN, con mucha razón, en haber caído en una supuesta trampa para colaborar en el empoderamiento del PRI. Entonces pasaron a ser “más críticos”.

Ayer, Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera, entregaron la remodelación del Centro de Rehabilitación e Integración Educativa “Gaby Brimmer”, ahí el Presidente habló de la atención a discapacitados, pero enfatizó que esa acción, junto a la modernización educativa y al reconocimiento para el matrimonio igualitario son muestra de que se mantiene vigente la Constitución.

No mencionó la reforma de hace casi un mes sobre el uso de la mariguana.

Sobre cualquier acción de gobierno, más envergadura como la cuestión de la mariguana y matrimonios igualitarios, se esperan siempre reacciones de los distintos sectores.

Para todo hay misa y liturgia. A unos les cae el veinte, a otros no. A otros se les cae el mundo, su raquítica aportación.

Van casi tres años y medio de gobierno peñista, se está a la puerta de una importante elección intermedia (5 de junio), queda un año para arrancar la verdadera batalla hacia el 2018; México no está abatido económicamente, ni bajo fuego, ni cunde una guerra sanguinaria en el territorio nacional. Hay temas, sí, hechos, que deben tener prioridad (salvaguardar derechos humanos, no permitir desapariciones -la mayoría existentes, hoy, no son políticas-), pero en ello todos los partidos están involucrados en los recintos de uno de los tres Poderes, el Legislativo.

Entre esta melé de temas, sucesos, hechos, hay también muchos kafkianos Gregorios Samsa, versión y adaptación mexicana: Donde habitan se ven rodeados de tarántulas.

Compartir: