Como EU, México saca la macana contra migrantes en la frontera sur

Ser, por vez primera, el principal socio comercial de Washington ¿bien vale agarrar, como el gobierno vecino, el garrote?

Compartir:

Era cuestión de tiempo. La olla de presión estaba a punto de reventar.
A Enrique Peña Nieto, Donald Trump sólo lo había amenazado con construir el muro fronterizo, y que México lo pagaría. Peña respondió varias veces. Como candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador reprochó, varias veces, a su antecesor que no respondiera a las “bravuconadas” de su homólogo de Estados Unidos. Casi lo llamó cobarde y afirmaba que cuando él llegara a la Presidencia, a nuestro país “nadie lo iba a usar como piñata”.
A Andrés Manuel López Obrador, Trump lo ha amenazado, además de construir el muro, con cerrar la frontera al comercio, de devolverle, uno por uno, a los migrantes que crucen ilegalmente; de ampliar la vigilancia fronteriza con militares; de incrementar aranceles; lo ha culpado de no hacer nada contra las caravanas que cruzan por el sur de México.
Es decir, constantemente lo está “cucando”. Pero López Obrador sí deja que agarren de piñata a nuestro país. Calla. Sonríe. Es “dueño de su silencio”. Y México, la piñata más vistosa del mundo.
Pero ahora, lo más lastimoso es que también obedece.
Este lunes, algunos 700 migrantes, en su mayoría centroamericanos, que caminaban por el municipio de Pijijiapan, Chiapas, literalmente se llevaron una “Trumpisa”.
Los indocumentados comenzaron a ser asediados por agentes de Migración y de la Policía Federal. Finalmente, la cifra oficial de detenidos es de 371.
Las autoridades afirman que todo inició porque los migrantes lanzaron piedras a los agentes.
Videos difundidos el lunes sólo muestran un desorden en la actuación de los agentes, sobre todo de los del INM, sin ningún protocolo, sin ninguna señal de adiestramiento para disuadir a las personas de la revuelta. Vehículos del Instituto en contra, atravesados, en movimientos locos. Los agentes correteando a los migrantes como azuzando cabras, atropellando con sus cuerpos a mujeres y niños, jaloneando a los hombres, intentando subirlos a los vehículos.
Vaya, el “plan Trump”, pero en versión “desmadre”.
Débil graznido complacer al Presidente de EU sacando la macana contra los integrantes de la diminuta caravana que atravesaba Pijijiapan.
¿Cuál es la diferencia entre miembros del crimen organizado que no respetan la vida ni de niños y mujeres, y agentes de Migración que con torpeza, porque nivel de profesionalismo o capacitación mostraron, arremeten igual contra hombres, mujeres y niños?
Quizá porque se comprobó la razón más que poderosa para mostrar que de Estados Unidos somos ya cuatísimos:
Según datos del Departamento de Comercio de Washington, narrada por el periódico “El País”, “la relación comercial entre México y Estados Unidos ha mejorado significativamente en los primeros dos meses de 2019, a pesar de las tensiones en la frontera”.
“El intercambio de mercancías en enero y febrero muestra que México se ha convertido, por primera vez, en el principal socio comercial de EU, rebasando a China.
“Las exportaciones e importaciones entre los dos países sumaron 97.400 millones de dólares en el primer bimestre de 2019, un avance del 3.4 por ciento para México.
“El episodio confirma el endurecimiento de la postura de la Administración (de López Obrador) y el giro respecto a la política de puertas abiertas anunciada a principios de año”.
Ante los golpes, la “corretiza” y las detenciones del lunes, el Presidente dijo: “No queremos que tengan libre paso no sólo por cuestiones legales, sino por cuestiones de seguridad”.
El INM que “ninguna persona resultó lesionada y qué lástima que hubiera varios niños”.
Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, que “en migración, Estados Unidos no dice a México qué hacer”.
El consultor jurídico adjunto de la misma SRE, Alejandro Celorio, que se rechaza un tránsito indiscriminado, libre y sin control.
Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación, que los centroamericanos y ciudadanos de otras naciones deben respetar las leyes y a las autoridades mexicanas.
Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, que los migrantes pueden acceder a la plenitud de sus derechos humanos, pero también son sujetos obligados a cumplir la ley.
Este lunes, Javier Corral, Gobernador de Chihuahua, calificó de “ahorcamiento suicida” el paso lento por los puentes de Juárez-El Paso, Texas, por la revisión exhaustiva del lado estadounidense en varios de los ocho cruces entre las dos ciudades.
Mientras uno aprieta (y no pierde el tino, “porque si lo pierde, pierde el camino”), el otro afloja.
Mucho graznido; poca respuesta.
Yo ya me cansé…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...