¿Qué efectos económicos tendrá el Covid-19?

La magnitud de la crisis que se avecina aun es incierta, pero sin duda será la mayor que se tenga registro en la historia del mundo

Compartir:

KÓRIMA *

El día de hoy el FMI reportó que derivado del COVID-19, el mundo experimentará una crisis financiera incluso mayor a la Gran Depresión de 1929. Lo anterior, por varios factores: no es una crisis transitoria, nadie sabe con certeza hasta cuándo va a durar ni los efectos finales que la pandemia traerá; es una crisis mundial que está generando afectaciones (infectados) en alrededor de 170 países; la mayoría de las economías del mundo están vinculadas entre sí, ya sea por el comercio o bien por mantener monedas o deuda de otros países; por lo cual, al mundo le llevará años la recuperación económica.
Si bien la tasa de mortalidad del COVID-19 es baja (menos del 6%), su capacidad de transmisión es elevada, lo que ha llevado al mundo entero a un confinamiento. Esto esta generado afectaciones por el lado de la oferta y por el lado de la demanda. Por el lado de la oferta, la mayoría de las actividades económicas se han suspendido, solo actividades esenciales como producción y distribución de alimentos, medicinas y servicios de salud continúan operando. Por el lado de la demanda, existe una disminución prácticamente en todos los segmentos del consumo.
El cierre de un sin número de establecimientos y actividades comerciales como restaurantes, cafeterías, bares, cines, tiendas de ropa, hoteles, conciertos, eventos deportivos, exposiciones, cruceros, líneas aéreas, maquiladoras, entre muchos otros, está generando despidos masivos de muchas empresas. En EUA a fines de marzo las solicitudes de seguro de desempleo se elevaron considerablemente alcanzando los 10 millones; sin embargo, algunos analistas estiman que pudieran llegar a alcanzar los 50 millones (la población económicamente activa en EUA es de 166 millones), es decir, en EUA pudieran llegar a verse afectados el 30% de su población laboral.
En México, a diferencia de EUA las medidas de aislamiento empezaron después, y en muchos casos no han sido acatadas de manera rigurosa. No obstante, en las últimas 3 semanas se han registrado en el IMSS despidos de 350 mil trabajadores y la pandemia apenas está empezando. Adicionalmente, en México alrededor del 56% de la fuerza laboral es informal, con lo cual la perdida en empleo tendrá un impacto sin duda mayor en dicha población.
Habrá una falta de liquidez no solo en la mayoría de las empresas del mundo, sino también en muchas familias, razón por la cual la banca en México ha venido lanzando programas para diferir pagos para los próximos 3 meses, ya que prevén que, de no hacerlo, mucha gente caerá en cartera vencida y no podrán pagarles.
Las bolsas en el mundo registraron en marzo caídas de tal magnitud que han borrado las ganancias de los últimos 4 años de los mercados bursátiles.
Por otro lado, en breve empezaremos a ver nuevamente diversas políticas llenas de nacionalismo, como “America First”, donde los países busquen promover el consumo local de sus productos. En ese sentido, y en etapa pre-electoral en EUA, es previsible que surjan voces que busquen limitar o posponer la entrada en vigor del T-MEC.
1
Como si esto no fuera poco, en México se ha generado la Tormenta Perfecta ya que nos toman mal parados:
En 2019, el Gobierno Federal con objeto de presentar un mejor cierre de año a los mercados,
uso la mitad del Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros (150 mil mdp). Es decir, usamos dinero que era para contingencias en un momento que no era necesario.
En días pasados los precios del petróleo de la mezcla mexicana se situaron alrededor de los 10 dls/barril, cuando el costo de extracción promedio de PEMEX sin impuestos es del orden de 30dls/barril y con impuestos supera los 50 dls/barril.
En días recientes las calificadoras redujeron la calificación de México y de PEMEX. Estamos a dos niveles de perder el grado de inversión, cuando ello ocurra los principales tenedores de la deuda que son principalmente grandes fondos de inversión tendrán que retirar su dinero de México.
Derivado del COVID-19 y de los problemas coyunturales del país, de acuerdo con el FMI, México es el país que ha sufrido las salidas de capital más significativas entre los países emergentes, lo cual generó una depreciación del peso de 25%. La moneda en todo el mundo con mayor afectación versus el dólar ha sido el peso.
El riesgo país de México pasó de 85 puntos en noviembre de 2019 a 270 puntos a fines de marzo de 2020. El mundo ve cada vez más riesgoso invertir en México.
La reciente decisión de cancelar la planta cervecera de Constellation Brands, genero una pésima señal entre los inversionistas, lo cual derivará en una baja en la inversión privada para los próximos años. Para el periodo 2020-2025 analistas prevén que el nivel de inversión publica como porcentaje del PIB sea el más bajo de los últimos 100 años.
Dentro de la OCDE, el sistema de salud de México presenta los mayores rezagos, hay un déficit del orden de 200 mil doctores y enfermeras, y tenemos en promedio tan solo 1.4 camas por cada 1,000 habitantes (el promedio de la OCDE es de 4.7) y solo 5,000 camas en terapia intensiva (ello implica que 4 de cada 5 personas en promedio que sean afectadas por el COVID-19 no podrán ser atendidas con respiradores en México).
Actualmente los ingresos fiscales de México provienen principalmente de ingresos tributarios, exportaciones, turismo, remesas y exportaciones de petróleo. En ese sentido, la pandemia generará afectaciones económicas severas a México ya que dichos rubros generaran una contracción. Si bien el tamaño y tiempo de la crisis es aun incierto, Bank of America considera una disminución del PIB de México para 2020 del orden de -8%.
Una crisis económica mundial es inevitable, lo cual ha orillado a que los países en el mundo lancen programas de estímulos fiscales para reactivar sus economías y mitigar en la medida de lo posible la pérdida de empleos. En Reino Unido los apoyos son del 30% del PIB, en Canadá de 4% del PIB, mientras que en México es tan solo del 0.7%.
La magnitud de la crisis que se avecina aun es incierta, pero sin duda será la mayor que se tenga registro en la historia del mundo. Por ello, es urgente solidarizarnos con los que menos tienen. Mucha gente va a perder sus empleos y un sin número de negocios en México van a quebrar. Hoy mas que nunca es momento de ayudar, hoy mas que nunca es momento de Kórima.

* En Lengua Tarahumara (Raramurí) este vocablo designa una tradición de compromiso social, basada en la ayuda y el apoyo mutuo en situaciones de apuro o crisis

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...