Cero dinero a los partidos políticos

Han perdido credibilidad y simpatía de la ciudadanía

Compartir:

Se necesita inversión pública para apoyar a damnificados y reconstruir la vida de cientos de mexicanos.

Los efectos de los recientes sismos, huracanes y tormentas, han vulnerado el desarrollo social y económico de miles de familias mexicanas.

Los partidos políticos, como instituciones que representan las demandas de la población, deben otorgar a la misma los canales para destinar recursos públicos en aras de reconstruir la infraestructura dañada y cientos de hogares destruidos.

En el esquema actual de financiamiento para partidos es la ciudadanía la que aporta, a través del pago de impuestos, el dinero que estos gastan.

Es por esta razón que la sociedad pide a los partidos políticos que renuncien a los recursos públicos que perciben y los destinen a la reconstrucción del país.

Los partidos han respondido a esta demanda con varias propuestas.

Sin embargo, la reducción del gasto corriente, y en los próximos comicios, es la alternativa viable.

La devolución del total del presupuesto 2017 restante otorgado por el INE a los partidos generaría un monto aproximado de mil millones de pesos.

Renunciar al ciento por ciento del financiamiento público de 2018, año de comicios, equivale a 6 mil 800 millones de pesos.

Estos recursos podrían ser utilizados en apoyo a los damnificados en la Ciudad de México y de los estados de México, Morelos, Puebla, Guerrero y Tlaxcala.

En el caso de los recursos restantes del año 2017, el INE debe encontrar una vía legal para realizar la transferencia.

Esto se debe a que el presupuesto está etiquetado y a que se deben establecer los mecanismos de transparencia adecuados para redirigir los recursos.

Para el caso del financiamiento de 2018 se debe plantear una reforma constitucional que elimine del presupuesto anual de egresos lo destinado a los partidos y, además, regular la forma en la que se financiarán.

Los partidos deben responder a las necesidades y demandas de la sociedad afectada.

Estas instituciones políticas han perdido credibilidad y la simpatía de la ciudadanía.

Lo anterior se ha evidenciado en las jornadas electorales pasadas, en las que el voto se vio atomizado y los partidos o alianzas electorales ganadoras no lograron mayorías superiores al 40 por ciento.

Es momento de que los partidos atiendan, nuevamente, a sus militantes y simpatizantes.

Los partidos deben volver a ganarse el financiamiento y el apoyo de los mexicanos.

La coyuntura social y económica generada por los desastres naturales recientes requiere que los partidos se sensibilicen y escuchen a la ciudadanía, que demanda “cero dinero a partidos políticos” y más apoyo a damnificados.

Estas instituciones deben volver a tomar su lugar como representantes de la voz del pueblo y promotores de la reconstrucción de México.

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...