López Obrador, sin Primera Dama; ¿Durazo habló al oído de Beatriz G. Müller?

Decir Primera Dama es algo clasista, afirma la esposa de AMLO/La propuesta choca con el papel de Margarita Maza, de Michelle Obama y Eleonor Roosevelt/Durazo sufrió a Martita y denunció sus afanes presidenciales

Compartir:

Ignoro si Alfonso Durazo Montaño le habló al oído a Beatriz Gutiérrez Müller antes de proponer la eliminación de la “idea” de Primera Dama de la estructura formal del Ejecutivo, normatizada en el artículo 23 del reglamento del Estado Mayor Presidencial.

En julio del 2004, Durazo señaló la ambición política -y económica- desmedida de la entonces Primera Dama, Marta Sahagún Jiménez, al grado de renunciar como secretario particular y vocero del presidente Vicente Fox Quesada con una extensa carta enviada a los medios de comunicación donde acusa a la pareja de querer reeditar el “dedazo” vía la consorte presidencial (carta http://ow.ly/Zs8j30kdmAU).

Entiendo el objetivo mediático-electoral de Beatriz con la eliminación de la figura que encarnó Sahagún con el propósito, más fresco, de explotar el reflejo condicionado de la opinión pública contra el caso de la casa blanca de Angélica Rivera, la Primera Dama de Enrique Peña Nieto.

De igual forma, la historiadora esgrime la antítesis de la puesta en la escena electoral de Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, al señalar en Minatitlán, Veracruz, junto a su esposo, Andrés Manuel López Obrador: “NO tengo intereses político-electorales y, para ser más clara, NO voy a hacer candidata a nada ni seré funcionaria pública, así que no imaginen un escenario diferente”.

Beatriz hace tabula rasa, inclusive, al papel que jugó Margarita Maza, esposa de Benito Juárez, partícipe activa en la construcción de la República, como Primera Dama, de 1858 a 1871. De igual forma, con Eleanor Roosevelt, una de las mujeres más influyentes del siglo XX, hiperactiva en la presidencia de Franklin D. Roosevelt en plena Segunda Guerra Mundial.

Gutiérrez Müller sentencia: “Hay varias ideas, varios imaginarios que tienen que acabarse para la verdadera transformación de la vida pública de México; tenemos que comenzar a pensar y actuar diferente; por eso he venido a proponerles que pongamos fin a la idea de la Primera Dama  (video http://ow.ly/dasl30kdGam).

La propuesta desvela los primeros esbozos de una revolución cultural con la formulación “comenzar a pensar y actuar diferente”. Estos síntomas del ideario de Andrés Manuel los expuse en la columna “López Obrador, ¿hacia una revolución cultural..?” (http://ow.ly/o7Xq30kdvAz 16/mayo/2018).

A pesar de que los cambios jurídicos son menores, y la figura de Primera Dama es un estatus protocolario, en absoluto se trata de una subcultura clasista, no obstante, Beatriz sentencia en su discurso: “En México no queremos que haya mujeres ni de primera ni de segunda; tampoco queremos que haya hombres ni de primera ni de segunda; decir Primera Dama es algo clasista”.

Si alguien vivió la feroz lucha clasista y discriminatoria fue Michelle Obama con el ascenso de Barack Obama, el primer presidente afroamericano en Estados Unidos, el país más esclavista de la historia, sin embargo, Michelle no pensó en su activo papel como un tabú separador de clases; al contrario, le sacó más partido que Hillary Clinton, una Primera Dama también muy destacada, igual que Jacqueline Kennedy.

Otras excepciones a la regla en México fueron Hortensia Elías Calles, hija de Plutarco Elías Calles, y Guadalupe Díaz Ordaz Borja, hija de Gustavo Díaz Ordaz, quienes ocuparon esa posición a falta de esposa.

Tal vez el fantasma de la dictadura, y urgencia por tomar distancia con el chavismo de Nicolás Maduro, como parte de la guerra de sus adversarios, mueve los motivos de Beatriz, sin embargo, ¿qué podría decir del papel humanista y popular de Evita Perón..?

Parte de la estrategia en esta contienda electoral está dirigida a incitar la indignación social y el encabronamiento antisistema. La Primera Dama es una figura que, a distancia, se ve como ornato protocolario del sistema, pero la historia dice lo contrario, y aún falta escuchar la opinión de Carolina Martínez, Juana Cuevas y Adelina Dávalos, quienes podrían ser Primeras Damas de Ricardo Anaya Cortés, José Antonio Meade Kuribreña y Jaime Rodríguez Calderón. La de Beatriz ya la sabemos.

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...