El cambio se transforma en continuidad

La intención de AMLO de dejar a los militares en las calles confirma la transformación del cambio prometido en continuidad. Se quedan el gasolinazo, la Reforma Energética, el Nuevo Aeropuerto y más. Tiene razón Tatiana al NO formar parte de esta farsa

Compartir:

En las lecciones que suele dar la realidad, lo último esperado es la solución del encono y la rabia del presidente electo contra las Fuerzas Armadas en la primera reunión con el general Salvador Cienfuegos Zepeda y el almirante Vidal Soberón Sanz.

Andrés Manuel López Obrador se bajó del escenario y guardó la utilería de campaña que le sirvió para inocular el virus del radicalismo antisistema que lo llevó a Palacio Nacional.


¿Un engaño más..?

En un lenguaje más suavizado, Jesús Silva-Herzog Márquez dice que no es traición; que es rectificación.

Ni siquiera creo que llegue a rectificación porque en realidad no hubo autoconvencimiento en aquellas palabras de incitación al odio como recurso electoral y ahora, simplemente, se trata de desechar un discurso utilitario en un momento para sustituirlo por otro en el ejercicio del poder.

Eso se llama demagogia.

El problema del Ejército y la Marina es que empeoró su situación con la amenaza del bajón salarial mediante modificaciones al artículo 127 constitucional, que afectará a los tres poderes; topado con el salario presidencial de 108 mil pesos, sumado a la desmoralización de su papel, que ahora los define como “un mal necesario”, los meterá, de nuevo, en una lucha de la que no han salido desde hace 12 años, pero ahora con un guión forzado por la incapacidad e incompetencia de la Policía Federal, prácticamente desmantelada por el proyecto personal de Miguel Ángel Osorio Chong, al que Renato Sales Heredia y Manelich Castilla Craviotto le hicieron comparsa aplaudidora.

En la fallida historia del PRI, ahora vemos a Osorio Chong premiado con la coordinación parlamentaria del Senado.

Sin embargo, Andrés Manuel tenía que justificar, ante su feligresía, la nueva actitud con los militares, a quienes acusó de “masacradores de jóvenes en Tepic”, culpables del exterminio en Tlatlaya e involucrados en Ayotzinapa, y a los que Epigmenio Ibarra, a coro, tachó, una y otra vez, de asesinos.

En el nuevo discurso, las Fuerzas Armadas son un remedio inevitable, y no hay más opciones.

Y no hay más opciones porque la terca realidad suele imponer límites durísimos, y en esas fronteras irrebasables -porque la tragedia de la inseguridad sería peor-, el proyecto de Pacificación del País con llamados al perdón y al “paz y amor” se está derrumbando en los Foros de Paz. Las víctimas son las primeras en clamar justicia, no indulgencias con los delincuentes.

A esa ineludible realidad se enfrentará Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México, y en peores condiciones mediáticas, porque los reflectores en el corazón de la República son despiadados, como dice el refrán: “Lo que sucede en Manhattan lo sabe el mundo”; lo que sucede en la CDMX lo sabe el país entero.

Sin embargo, la ventaja de estos cinco meses antes del 1 de diciembre es que la “prueba y error” acelerada del equipo de transición da la oportunidad de desechar lo que no funciona.

Ya lo vimos con el gasolinazo, que no se revertirá; con el Nuevo Aeropuerto, que se quedará como está, aún con la pantomima de la consulta, y que la Reforma Energética sigue, sin importar la dialéctica de la campaña: Para continuar el saqueo de los hidrocarburos y enriqueciendo a las transnacionales.

Ahora, con el “siempre sí” de los militares en las calles se alarga la lista de los incumplimientos de las promesas electorales. Los “amlovers” dejaron de ser utilitarios después de las urnas, y el cambio esperado se transforma en continuidad.

Tiene razón Tatiana Clouthier al no querer formar parte de esta farsa.

Infame acoso en redes sociales contra Jesús Ernesto, hijo de Andrés Manuel y Beatriz

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

twitter: @HugoPaezOficial 

blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...