López Obrador debilita al Congreso y a Morena

AMLO violenta la autonomía del Legislativo con el perdón a Rosario Robles; sabe que sus opiniones públicas echan a los leones a quien diga lo contrario, inclusive a sus coordinadores Ricardo Monreal y Mario Delgado

Compartir:

México se perfila como el país donde el pasado es dinámico y el presente es dictado.

Lo que antes era malo, como el historial de Rosario Robles Berlanga con fuertes acusaciones de corrupción a su paso por la Sedesol y la Sedatu, por la evidencia aportada por la Auditoría Superior de la Federación, ahora es casi bueno, o menos malos digamos, justificado por Andrés Manuel López Obrador de ser producto de un linchamiento circense.


Debe ser un trabajo agobiante para los legisladores de Morena ser fieles defensores del presidente electo no sólo por apoyar políticas absurdas, sino por tener que argumentar con ímpetu a favor de una postura hoy, y de la contraria mañana.

No sé si López Obrador esté consciente del daño que hace a los grupos parlamentarios de Morena en el Senado y Cámara de Diputados, y a sus cabezas, Ricardo Monreal y Mario Delgado, al defender a Rosario Robles, en contrasentido del llamado de sus legisladores a la rendición de cuentas y a promover una verdadera investigación, no la desganada del gobierno actual, en especial de la PGR de Alberto Elías Beltrán.

Ahora, la gran faena de Monreal y Delgado será parecer totalmente autónomos, aun cuando tengan que enfrentar la línea del presidente electo. La opción denigrante sería formular un proceso legislativo con fachada de investigación, que concluyan que, en efecto, Rosario Robles es un “chivo expiatorio”, el ejecutor obediente a una mente maestra detrás de la cortina. Como si el que jala el gatillo fuera menos responsable que el autor intelectual.

En estas condiciones, Monreal y Delgado no tendrán problema para justificar a López Obrador; los próximos fiscales, el General y el Anticorrupción, serán designados a modo y en ausencia de normas que los doten de real autonomía. Peor aún, a “falta de tiempo” no tendrán los mecanismos institucionales requeridos para investigaciones científicas y profesionales.

Así que sin más herramientas que la intuición del presidente electo que otorgó el perdón a Rosario, a pesar de los desvíos por más de 700 millones de pesos en efectivo a empresas fantasmas, López Obrador dio el primer golpe a la autonomía del Congreso dominado por la alianza Juntos Haremos Historia.

La indulgencia a priori en un evento con Alfredo del Mazo en el Estado de México -el funcionario del Grupo Atlacomulco que quedará con el cargo más alto después del 1 de diciembre- disparó las sospechas de acuerdos de impunidad con los salientes: La funcionaria más cuestionada del gobierno de Enrique Peña Nieto recibe el perdón del candidato que ganó la elección presidencial con un poco más de 30 millones de votos.

López Obrador sabe que sus opiniones en plaza pública echan a los leones a quien opine lo contrario, así sean sus coordinadores parlamentarios de Morena, entonces, estamos ante una imprudencia totalmente negligente, a menos que…

A menos que el verdadero circo -ese que, acusa Andrés Manuel, se montó con Rosario- sea uno de los primeros pasos para incumplir el Pacto de Impunidad y mostrar que el Ejecutivo sí respetará la verdadera autonomía del Legislativo.

En este escenario, Rosario Robles Berlanga sería la primera funcionaria en ser llevada, por la Cuarta Transformación, a tribunales por corrupción. ¿Usted cree..? No pierda de vista a Mario Delgado y Ricardo Monreal, que dicen que hay que investigarla a fondo… dicen.

 

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

portal http://hugopaez.com/  

twitter: @HugoPaezOficial 

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...