Anaya y el Frente NO necesitan al PRI ni acuerdos cupulares

El voto útil pone nervioso a López Obrador, y pronostica una desbandada clientelar a favor del candidato del Frente/ El PRI busca inhibir la difusión de encuestas que lo ubican en tercer lugar

Compartir:

La coalición Por México al Frente y Ricardo Anaya NO necesitan un acuerdo con el PRI, con José Meade Kuribreña o Enrique Peña Nieto. De mantenerse la tendencia, la desbandada del voto útil es inminente. Pero la piel del electorado es cada vez más sensible, y se debe cuidar el discurso.

Todo inició con una imprudencia de Jorge Castañeda, como señalé en la columna del 24 de abril (http://ow.ly/eGXC30jLxec) “considero un error el mensaje de Jorge Castañeda Gutman al plantear, en medios de comunicación, la posibilidad de acuerdos del Frente con la alianza PRI-PVEM-Panal. Su autoridad como parte del equipo de Anaya pone en la mesa de enfrente los argumentos para el golpeteo a priori”.

Y así fue.

Cualquier aproximación del candidato de la coalición será utilizada con frenesí por Andrés Manuel López Obrador y el equipo táctico de Morena, para difundir la tesis del colaboracionismo con el grupo Atlacomulco, y todas las nomenklaturas de referencia a la “Mafia del poder”.

Anaya tuvo que aclararlo: “Alianza sólo con ciudadanos”, y el tete a tete con el candidato del MC al gobierno de Jalisco, Enrique Alfaro, sirvió para repeler la ofensiva de la izquierda más radical, que se bate en el otro extremo por quitarse el Sanbenito del Populismo novelado en una serie huérfana de televisión.

No obstante, para cualquier estratega resulta altamente peligroso la fuerza del Estado con un candidato relegado en tercer lugar, con una estructura corporativo – electoral que puede inclinar la balanza hacia un tercero, pero con los negativos de una imagen radiactiva, contaminante en la atmósfera antisistema y anti PRI que cubre todo el país, como lo experimentó Anaya y sus coaligados con la presunta posibilidad de acuerdos cupulares.

En la desesperación del PRI, una ‘quejosa’ enviada al INE trata de inhibir la publicación de encuestas, vergonzosas para un tercer lugar, a partir de sembrar dudas sobre la empresa Massive Caller, que semana a semana recuerda, según sus datos, quién es quién en la contienda electoral.

El INE utilizó su aparente fuerza intimidatoria contra medio centenar de medios de comunicación, solicitando información sobre la contratación o publicación de la encuestadora ‘manipuladora’ que tanto incomoda, NO por el primer lugar de López Obrador, sino por el segundo lugar de Ricardo Anaya, el gran obstáculo que mantiene atorada la estrategia de aniquilar al segundo lugar, para después devastar al primero.

Pero el primer debate despejó dudas, los incrédulos que vieron imposible la transición en el 2000, y de igual forma el retorno del PRI en el 2012, ahora temen a un electorado hiperventilado por las redes sociales, con más de 70 millones de usuarios, con un gran porcentaje de indecisos,  y otro de decepcionados por tal o cual candidato, que pueden pasar a las filas del voto útil, ese que pone nervioso a Andrés Manuel y que pide Anaya desde una posición que resiste misiles.

¿Quién será el beneficiario del voto útil..? parece que la tendencia apunta por el cambio y rechaza el continuismo.

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...