Buenrostro y Nieto sacan de aprietos a AMLO

Compartir:

Con un mejor manejo de prensa, Raquel Buenrostro y Santiago Nieto arrebatarían los reflectores al subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, e incluso al presidente López Obrador.

Sería mezquino no reconocer que ambos están dando resultados al presidente López Obrador en dos temas controvertidos en los que otros estarían naufragando.

No es poca cosa que en cuestión de minutos Buenrostro convenza a un empresario de pagar casi 9 mil millones de pesos de impuestos cuando, en tribunales, obtendría una cantidad sensiblemente varias décadas después; pero lo es más que tras el primero pagador desfilen algunos de los mayores deudores de impuestos acostumbrados a la condonación o a las rebajas.

Dice la titular del SAT que, al menos en un caso, le bastaron 40 minutos para convencer al presidente del Consejo de Administración de una empresa de ponerse a mano con el SAT y no lo duda. Imagino el escenario que debió pintarle para que, olvidando las promesas de sus abogados que prometían pelear durante años hasta extinguir la deuda o rebajarla al mínimo, el magnate prefiriera liquidar la deuda cuanto antes, y no precisamente porque, como dice López Obrador, tenga conciencia social.

Algunos de esos magnates que han doblado las manos con doña Raquel son identificados como posibles promotores de las campañas políticas y mediáticas contra la Cuarta Transformación.

En otras palabras, Buenostro no sólo recauda para los programas de AMLO sino también calma a rijosos que le mueven el tapete.

Tampoco es cosa menor que el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera presuma el bloqueo de mil 939 cuentas bancarias relacionadas con el cartel jaliscience Nueva Generación, sobre todo cuando el gobierno de la Cuarta Transformación no parece interesado en hacer la guerra al crimen organizado.

Aquí se podría regatear mérito aduciendo que la carga mayor del trabajo es de la DEA, pero si así fuera es válido registrar que bloquear cuentas a mil 770 personas físicas y 167 empresas, así como a dos fideicomisos, implica correr altos riesgos de tipo personal porque la acción de la UIF no es contra blancas palomitas que se resignen pacíficamente a perder control sobre los recursos que les permitan seguir operando.

El paso que sigue es realizar acciones iguales con otros carteles para acallar el rumor de que, como en el pasado, se combatía a un cartel en beneficio de otro.

Por lo demás, está lejos de ser coincidencia que en la misma fecha, en el segundo día de la nueva normalidad de la epidemia del coronavirus, cuando puras malas noticias surgen de las conferencias de Hugo López Gatell, y López Obrador soporta un aluvión de críticas por la temeridad de realizar la gira por el sureste a sabiendas que el territorio mexicano está en semáforo rojo, pero también por transitar miles de kilometros por carretera perseguido por las tormentas del Golfo de México, Buenrostro y Nieto detallen acciones que, por un lado ayudan al erario y, por el otro, alejan la sospecha de colusión oficial con el crimen organizado.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...