Bonilla debe resignarse a dos años de gobernador

Compartir:

A menos que el Presidente López Obrador cambiara de parecer, la suerte de Jaime Bonilla de gobernar a Baja California por solo dos años está sellada.

Como cubetada de agua helada debió caer al gobernador la propuesta del ministro Fernando Franco de anular la prolongación del mandato por tres años más, aprobada por el Congreso local de Baja California.

Sabe que la propuesta de Franco significa que la próxima semana, cuando el pleno de 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación la discuta, tendrá que resignarse a perder todo lo que dice haber invertido para mantenerse en la gubernatura.

Al postularse candidato no ignoraba que sólo sería gobernador por dos años, pero su desmesurada ambición provocó no sólo la indignación de ciudadanos y dirigentes políticos sino la de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Instituto Nacional Electoral que impugnaron el obsequio de tres años que le dieron los diputados bajacalifornianos.

Aún así guardaba esperanzas, pero nunca imaginó la reacción del inquilino de Palacio Nacional.

Si investiga un poco, quizás compruebe la veracidad de una versión en el sentido de que el Presidente López Obrador habló con el ministro Presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, para pedirle un único favor: tratar conforme a la ley el asunto de Bonilla.

El gobernador no calculó que el razonamiento en Palacio Nacional fue que su pretensión de alargar su mandato compromete a López Obrador.

Veamos, si la Corte falla a su favor, los adversarios de AMLO darán por sentado el precedente para facilitar la ampliación del periodo sexenal del Presidente.

En este contexto, cumplir con la ley se refiere a no avalar la pretensión del gobernador porque el daño lo recibiría López Obrador que ha llegado al extremo de firmar ante notario su compromiso de marcharse a Palenque en el momento mismo de la conclusión de su mandato.

Bonilla caminó contra la historia porque ampliar el mandato para el que fue electo equivale a una especie de reelección, pero en el supuesto de que hubiese cabildeado con cierto éxito entre los ministros se encontrará con que los presidentes de dos de los tres poderes, el del Ejecutivo Federal y el del Judicial, no están dispuestos a permitirle violentar los derechos fundamentales de los ciudadanos de su entidad que lo eligieron gobernador por sólo por dos años.

Si algo tiene que reclamar debe acudir a Palacio Nacional. Quizás el Presidente tenga la paciencia de platicarle que hace mucho al hablar del tema con Zaldívar coincideron en no violentar la ley ni caminar contra la historia.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...