‘Besos y abrazos’; ¿hay T-MEC?; ¿qué ofrecimos?

Compartir:

Sea lo que sea, y “haiga sido como haiga sido”, el Presidente Andrés Manuel López Obrador y su equipo negociador del nuevo Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá lograron acaparar reflectores y dar la impresión de que ya todo está consumado en el renombrado T-MEC.

Nada mal para cerrar el año, apenas días después de festejar con bombo y platillo, aunque con algunos (pesados) pendientes, los primeros 12 meses de “Cuarta Transformación”. Aunque ayer también, mediante tooodos los discursos, se intentó lanzar confeti y pitillos, hay algunos puntos a considerar.

Resulta extraño, por ejemplo, que, en los últimos días, en la relación México-Estados Unidos, todo lo gana nuestro país ante el poderoso, acostumbrado a que, al estilo Jalisco, si no gana arrebata. A saber, no nos impuso aranceles, no catalogará de terroristas a los cárteles y no realizarán inspecciones laborales. Muy ojón para paloma, ¿no?

Habría que leer, pues, en cuanto esté disponible, y si no es puesta bajo reserva, la letra chiquita del Protocolo Modificatorio, que no de la ratificación del T-MEC, que esa se cuece aparte. No vaya a ser que en las prisas ya nos hayamos quedado como el perro de las dos tortas.

Y ahí es donde surge otra duda. Aunque esperan que los congresos de los tres países ratifiquen el acuerdo antes del 20 de diciembre, ayer, Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana del senado estadounidense, dijo que el tema no se volverá a tocar hasta finalizar el juicio político a Donald Trump.

¿Será que el evento de ayer fue para apaciguar las aguas y cerrar el 2019 en paz? ¿Será que Robert Lighthizer, Chrystia Freeland y Jesús Seade fueron un bonito marco decembrino? Porque, en plata limpia, lo de Protocolo Modificatorio suena a lo mismo desde hace año y medio, y la ratificación, también desde hace año y medio, sigue sin avanzar.

Y aquí como en botica, de todo: Más allá de los buenos augurios, “besos y abrazos”, prisas y juicios… hasta no ver no creer.

 

SÁNCHEZ CORDERO, EN ASUNTOS EXTERNOS

En medio de la algarabía comercial, el Presidente López Obrador debió pedir a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que acudiera, en su representación, a la toma de protesta de Alberto Fernández como Presidente de Argentina.

Quizá el enroque que debió hacer el Jefe del Ejecutivo fue porque ante el evento con EU y Canadá, en México debía estar él y su hombre fuerte, Marcelo Ebrard. Así, la encargada de asuntos internos debió atender un asunto externo.

La distinción no es menor, pues en Argentina asume un mandatario de Izquierda, con el que el peronismo retorna tras echar de la Casa Rosada a Mauricio Macri, de centroderecha. Algunos países, como Brasil, enviaron a su Vicepresidente; bueno, México no tiene (¡Gulp!).

Acudieron, sí, Miguel Díaz-Canel, de Cuba; Mario Abdo Benítez, de Paraguay; Luis Lacalle, de Uruguay, entrante, y Tabaré Vázquez, saliente. Pero, agárrense, quien no acudió, a pesar de que cuando salió de México, la semana pasada, rumbo a La Habana, dijo que de Cuba iría a Argentina al evento de Fernández, fue Evo Morales.

Lo que sí es que Sánchez Cordero, cuya tarea es interna, ni participó en el entramado comercial ni estuvo para, cuando menos, recibir el impacto de la noticia de la detención, en Texas, de Genaro García Luna, tema en el que, sólo para apuntar, ¡ya también se involucró Ebrard!

 

EL GOLPE A CALDERÓN CON GARCÍA LUNA

Un poco opacado por la firma del Protocolo Modificatorio del T-MEC, la noticia de la detención de Genaro García Luna en Texas corrió como pólvora por la carretera del Internet, levantando polvo aquí, allá y acullá.

Y no era para menos, pues se trata del hombre fuerte en Seguridad en el sexenio de Felipe Calderón, quien, por cierto, apenas supo del hecho se puso firmes y dijo que él apoyaba la ley y la justicia.

Sin ir muy lejos, es el golpe más letal que la “Cuarta Transformación” ha asestado al sexenio calderonista; el asunto es que por tratarse de quien se trata, los diversos cargos que tuvo y, sobre todo, de lo que se le acusa, muchos piensan que la salpicada puede estar de pronósticos reservados.

Habrá que esperar lo que diga el inculpado, sus argumentos de defensa, pero, principalmente, que el caso no trascienda más allá de su persona. Por lo pronto, la corte de Brooklyn ha resultado infranqueable.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...