Avanza la autocracia populista sobre la democracia liberal

El mensaje de Urzúa es claro; al punto de inflexión en su salida consolida la visión populista y la vocación autócrata del Ejecutivo. Permanecemos incrédulos ante lo evidente; se trata del avance de la Autocracia Populista sobre la Democracia Liberal

Compartir:

Como una “ruptura” define López Obrador el proceso de cambio de régimen en el proyecto de su gobierno que impulsa la Cuarta Transformación.

El punto de inflexión lo define la salida de Carlos Urzúa Macías de la Secretaría de Hacienda por diferencias en la concepción del modelo, tal como lo dijo el presidente en la conferencia de Palacio Nacional.

Preocupante que el Plan Nacional de Desarrollo (PND) sea producto de la pluma de un político que no ha dedicado ni una pequeña parte de su vida académica a una materia tan especializada.

Ahí estuvo la parte final del conflicto en las diferencias del Ejecutivo con Urzúa en el PND, y de este con el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo Garza, en el tema de la banca de desarrollo. Esas son algunas de las causas que no detalló el ex titular de Hacienda en la carta de renuncia.

Son vox populi las diferencias, en Hacienda, con Raquel Buenrostro Sánchez, Oficial Mayor de la Secretaría, mano derecha de la política de austeridad de Andrés Manuel, pero en la mañanera lo negó con la pericia de quien miente sin preocupación.

Todo indica que este punto de inflexión en el modelo que Urzúa trató de mantener en una cierta disciplina financiera -la posible en una visión populista- fue extirpado; por lo tanto, la curva se pronuncia a un radicalismo social más desbordado, sin importar los riesgos de una gran recesión.

Carlos Urzúa vio la tormenta en el horizonte cercano y decidió abandonar el barco.

Lo que sigue será totalmente experimental. Arturo Herrera Gutiérrez, como relevo en la Secretaría de Hacienda, promete ser un simple ejecutor de las órdenes del Ejecutivo o su paso por la institución será más efímero que su antecesor.

En la conferencia mañanera, el periodista Irving Pineda le preguntó a López Obrador: “¿Qué pasará cuando el nuevo Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, le diga que algún proyecto estratégico no es viable, como la refinería de Dos Bocas?”.

El presidente respondió: “Lo convenzo”. No hay nada que agregar; el mensaje de la autocracia está ahí.

La ruptura con el pasado es total; lo tiene claro López Obrador. Con la salida de Urzúa ya no le quedó duda a alguno que otro incrédulo trasnochado del Gabinete.

El populismo se fortalece y hasta el momento veo incredulidad y pasividad en decenas de millones de mexicanos inconformes con lo que está pasando.

Permanecemos pasivos ante lo evidente: La lucha real entre dos frentes, la autocracia populista con poder de mando en vías del poder total contra la democracia liberal que dejó pasar grandes oportunidades en el 2000, 2006 y 2012.

Lo he repetido algunas veces: No hay límite para el deterioro. El riesgo es brutal y la señal transparente con la renuncia de Carlos Urzúa.

El bastón de mando de la política económica dejó en la carta de renuncia un claro mensaje de alerta, con posdata: “Después no digan que no les advertí”.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...