Armenta y Lagunes, lo más bajo de la política

Apreciación si bien sería absurdo, a estas alturas de la vida, escandalizarse por algunos desplantes políticos

Compartir:

Me resisto a aceptar que Ricardo Monreal esté atrás o haya autorizado a su mozo de estoques, Alejandro Armenta, acudir a los golpes más bajos de la política de los últimos tiempos, ni siquiera comparables a los señalamientos, del gobierno federal anterior, sobre la presunta corrupción del panista Ricardo Anaya.
Conforme al audio difundido por el panista Edgar Morichel, del ayuntamiento de Atlixco, Violenta Lagunes (así se le conoce a Violeta por su proclividad a la violencia) y el testaferro del coordinador de los senadores de Morena, Alejandro Armenta, se mofaron de los males médicos del candidato moreno a la gubernatura de Puebla, Miguel Barbosa, y previendo su ausencia total decidieron operar una estrategia en contra de quien podría ser su sucesor, el diputado Fernando Manzanilla.
Conforme al audio, la señora Lagunes, integrante prominente de una familia de caciques veracruzanos avecindada en Puebla, en donde ha hecho carrera política, Barbosa “se va a morir” siendo gobernador, razón por la cual se impone la necesidad de deshacerse de Manzanilla para evitarle heredar el gobierno.
En la plática telefónica entre Violenta Lagunes y Armenta especulan sobre la posibilidad de Manzanilla de convertirse en gobernador a causa de la diabetes que padece Barbosa.
En este esquema, Manzanilla, que ya fue secretario general de Gobierno con su cuñado, Rafael Moreno Valle (fallecido en el accidente de helicóptero ocurrido el 24 de diciembre pasado), repetirá en el puesto una vez que Barbosa quede incapacitado para manejar el gobierno, por muerte o inhabilitación clínica.
Según esto, en su estrategia, Manzanilla tiene contemplado ser secretario general de Gobierno de Barbosa para aprovechar sus males.
Armenta dijo: “Él (Manzanilla) va a estar pendiente que no se muera, pero Barbosa ya está incapacitado, ya no ve; él es el que va a estar gobernando”.
Lagunes es aún más descarnada: “… si… Barbosa fuera el Gobernador, se va a morir”.
El audio estremeció a los poblanos debido a los problemas de conciencia del panista Moranchel. Su justificación para difundir la conversación telefónica es que no puede participar en una conspiración en la que está de por medio la vida de una persona, en este caso la del candidato de Morena a gobernador.
Más allá de los motivos del lobo, lo cierto es que el audio dejó al descubierto la calaña de Alejandro Armenta, que, en su desesperación por gobernar Puebla, una vez que, según él, Yeidckol Polevnsky hizo todo lo que estuvo a su alcance para imponer la candidatura de Barbosa, ahora planea utilizar los problemas de salud del candidato de Morena para deshacerse del posible sucesor y quedarse él al frente del gobierno estatal.
Sería absurdo, a estas alturas de la vida, escandalizarse por algunos desplantes políticos, pero, sin duda, el señor Armenta y la señora Lagunes representan lo más bajo de la política.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...