Anaya, el Madrazo del PAN

‘Joven maravilla’ se nutrió en la historia del PRI de 2005

Compartir:

Todo permite sospechar que Ricardo Anaya se nutrió en la historia del PRI de 2005 y que por eso, con métodos similares, arrebató la candidatura presidencial del PAN a Margarita Zavala, como Roberto Madrazo lo hizo con Arturo Montiel.

Lo único que faltó al joven líder nacional del panismo fue amenazar de muerte a la familia de la esposa del ex Presidente Felipe Calderón y difundir leyendas urbanas en su contra; el resto, para obligarla a marcharse de su partido, fue calca de lo peor del priísmo de otras épocas.

La consecuencia de la fractura panista es que posiblemente regresará, en 2018, a habitar el sótano de las fuerzas políticas, como le ocurrió en 2012, cuando Calderón abandonó a Josefina Vázquez Mota por cometer el pecado de arrebatarle la candidatura que era de Ernesto Cordero.

Sin regatear mérito al “joven maravilla” del PAN, es indudable que en una competencia abierta habría sucumbido ante Margarita, quien, por otra parte, no parece contar con mayores atributos para gobernar el país que su imagen impecable ante la opinión pública.

Esta debilidad de Anaya ante la señora Calderón explica la invención del Frente Opositor, que, al final de cuentas, sólo sirvió para evitar que el jefe nacional no tuviera que exponerse ante Margarita en una elección abierta, ante la militancia o mediante encuestas.

Poco menos de nueve meses necesitarán vivir quienes quieran ver el desenlace de esta enésima fractura panista, pero desde ahora es evidente que el partido que parecía más débil de los que se enfrentarán en 2018, el PRI, encontrará en Margarita la aliada inesperada que le ayudará a mejorar sus momios.

Se puede aducir, desde ahora, que la decisión de la esposa de Calderón de abandonar el partido en que militó toda su familia es producto de alguna negociación con el Presidente Peña Nieto o alguno de sus servidores, pero es innegable que Margarita anunció, con mucha anticipación, que competiría como independiente si Anaya utilizaba el liderazgo del PAN para obtener la candidatura.

Nada nuevo hay en la posición de la señora Zavala; ni siquiera debería ser noticia, pero lo es porque su incorporación a la larga fila de candidatos independientes tiene un efecto colateral: Incide en la elección del candidato priísta.

Se da por descontado que el gran favorecido es el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, que, aunque no se incorporó al servicio público en la era panista, fue con Felipe Calderón cuando inició el despegue de una meteórica carrera en la cumbre gubernamental que lo convirtió, apenas 2 meses atrás, en simpatizante del PRI.

Es indudable que Margarita se lleva con ella un buen porcentaje de los votos priístas y que cooptará a muchos de los indecisos; en todo caso, ¿cómo beneficiaría esto a la contabilidad de Meade si fuera candidato del PRI?

Meras especulaciones; lo cierto es que Margarita está en condiciones de conseguir lo que Marta Sahagún no pudo, a pesar de que Vicente Fox quería que lo sucediera en la Presidencia.

Todo está por verse; lo único cierto es que Ricardo Anaya demostró ser capaz de lo que sea con tal de ser Presidente.

Que nadie se extrañe si Margarita revive cambiando el viejo slogan panista que su marido utilizó contra López Obrador: “Anaya es un peligro para México”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...