AMLO y Pemex reconocen esfuerzo de petroleros

A despecho de quienes intentan aprovechar la ocasión, como ocurre sistemáticamente, para convertir a sindicato en noticia, lo cierto es que la Empresa Productiva del Estado cuenta con sus trabajadores, como lo reconoció el titular del Ejecutivo federal

Compartir:

En política y, consecuentemente, en periodismo político, poco o nada es espontáneo; por lo general, siempre hay una mano oculta meciendo la cuna, más aún en el clima enrarecido del inicio del sexenio.

La templanza y paciencia del dirigente nacional de los trabajadores petroleros, Carlos Romero Deschamps, está siendo puesta a prueba, de manera burda, por quienes creían que el cambio de sexenio y de régimen crearía las condiciones para desestabilizarlo.


En aprovechamiento, risible, del cumplimiento de 30 años de la embestida del gobierno federal contra Joaquín Hernández Galicia, 27 personas, encabezadas por un ex trabajador de confianza de Pemex que 15 años atrás fue despedido por malos manejos en la administración de una plataforma petrolera, se manifestaron, por la mañana, frente a la sede del Comité General del STPRM sin mayor efecto mediático.

No es casual que este episodio ocurriera en la efervescencia nacional creada por los problemas de suministro de combustible, precisamente mientras el Presidente López Obrador pronunciaba, en su conferencia mañanera, 18 palabras que los medios de comunicación ignoraron: “Muchas gracias a los trabajadores de Pemex, que están haciendo un trabajo excepcional, sobre todo a los transportistas”.

Así es, en efecto, pero esto no es novedad. Con anticipación, el dirigente de los petroleros alertó al nuevo gobierno sobre el problema huachicol y el que podría ocasionar la demanda especial de combustible en diciembre y enero, como ocurre normalmente.

Por lo que se refiere al huachicol hizo hincapié en un detalle en el que nadie repara: Las agresiones, a balazos, a trabajadores de Pemex por parte de los huachicoleros y el grave riesgo que corren cuando reparan los daños que ocasionan a los ductos para robar el combustible, pero el contexto también ha sido aprovechado para difundir versiones de falsedad que avergüenzan a través de  medios de comunicación tradicionales y redes sociales.

El 7 de diciembre pasado circuló un tuit en el sentido de que la Marina habría aprehendido al dirigente en su domicilio. La sensacional noticia corrió, a través de WhatsApp, a velocidad increíble.

Lo único cierto es que cuando personas que se dicen informadas se tragaban la falsa noticia, este reportero se disponía a cenar, en familia, con Romero Deschamps, como se dijo en este espacio puntualmente.

Iniciado el año hubo quien al regresar de los días de asueto vendió y compró la versión de que el dirigente retrasaba sus vacaciones en el extranjero para no estar en el país en el contexto de la lucha de Andrés Manuel contra el robo de combustible desde dentro de Pemex.

La verdad es que Romero Deschamps estuvo, el día 3 de enero, en el Hospital Central Sur de Alta Especialidad, conocido como Picacho, acompañando a su hermana, a quien practicaban un cateterismo. Por lo menos la mitad del personal del nosocomio lo saludó. Es decir, nunca estuvo en el extranjero. Más aún, no se ha movido de sus oficinas en el Comité General.

El miércoles, el STPRM hizo publicar un desplegado de apoyo al Presidente, solidarizándose con la lucha contra la corrupción en Pemex, a la que calificó de “valiente”, y se sumó “a los esfuerzos de su gobierno para impulsar un nuevo modelo de eficiencia, transparencia y honestidad en la producción, suministro y distribución de combustibles”.

A despecho de quienes intentan aprovechar la ocasión, como ocurre sistemáticamente, para convertir al sindicato petrolero en noticia, lo cierto es que Pemex cuenta con sus trabajadores, como lo reconoció el Presidente.

En pocas palabras, como el gobierno lo comprobó apenas tomó las instalaciones de la refinería de Salamanca, nada hay que relacione al sindicato petrolero con el robo de combustible, un problema real que cuesta 400 millones de dólares mensuales a Pemex y que López Obrador no está dispuesto a permitir que continúe.

Por lo pronto, hay gasolina. Los tanques de almacenamiento en Tuxpan están llenos; 10 barcos hacen turno para descargar combustible, y Minatitlán empezó a producir 100 mil barriles diarios a partir de hoy.

El secreto está en que el gobierno consiga agilizar, a la brevedad, el transporte y, de manera simultánea, contener a los grandes huachicoleros.

Por lo que se refiere al sindicato, Pemex hizo ayer segunda al Presidente mediante un comunicado:

“Agradecemos, también, a todos los trabajadores de Pemex, sobre todo a los transportistas, que todos los días, desde que se implementó el Plan Conjunto de Atención a Instalaciones Estratégicas, han hecho un esfuerzo excepcional y colaboran con agilizar el suministro de combustible”.

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...