AMLO ganó a medios y senadores con la CRE

Rechazo a sus propuestas para integrarla le sirvió de ejemplo para afirmar que dejó de existir el 'Estado de chueco'

Compartir:

Es impresionante la facilidad con la que el Presidente López Obrador convierte la derrota en triunfo, y cómo batea a los periodistas.
El rechazo a sus propuestas para integrar la Comisión Reguladora de Energía le sirvió de ejemplo para afirmar que dejó de existir el “Estado de chueco” que prevaleció hasta antes del 1 de diciembre del 2018, y que lo existente es el Estado de Derecho.
Presumió que sólo a Benito Juárez le rechazó el Congreso una reforma, para declarar estado de excepción, porque concluida la intervención francesa quedaron bandas que asaltaban por todo el territorio nacional.
A Porfirio Díaz nada le rechazaron los legisladores (“no se oía el vuelo de una mosca; puro ronquido…”), pero con López Obrador es la primera ocasión, hasta donde recuerda. No le ocurrió a Fox, Calderón ni a Peña Nieto.
Impresionante también que los reporteros presentes en la conferencia mañanera no le argumentaran que el rechazo a sus propuestas no fue porque los senadores urdieran un compló o estén en contra suya, sino por la manifiesta incapacidad de los propuestos para confiarles un organismo como la CRE.
Es un hecho que los senadores, incluidos muchos de Morena (entre ellos el coordinador, Ricardo Monreal), se convencieron de que la mayoría de los 12 no reúne los requisitos para ser comisionado, y que en la votación en su contra nada tuvo que ver la supuesta decisión del Senado de sabotear la política energética del Presidente.
Pero nadie le habló de esta circunstancia.
En uso de sus facultades constitucionales, el Presidente sacó de sus 12 propuestas rechazadas a los comisionados.
De tal suerte que ya es comisionada Norma Leticia Zapata, la misma que, sin sonrojarse siquiera, dijo a los senadores que si es necesario para sobrevivir, el ser humano puede y debe destruir a la naturaleza.
También asegura que el dióxido de carbono no es tan grave para el cambio climático.
La comisionada pasará a la historia no sólo porque casi se desgreña con la senadora Xóchitl Gálvez, sino por la frase que acuñó y que debería ser inscrita en el muro de la Comisión de Energía del Senado: “A fuerza tenemos que apropiarnos de la naturaleza, transformar a la naturaleza, incluso destruirla”.
Otro comisionado es Luis Linares Zapata, con nula experiencia en cuestiones energéticas, excepto su oposición férrea a la Reforma de Peña Nieto.
Su gran mérito es ser gerente general de la empresa Demos, editora del periódico La Jornada, en cuya fundación participó.
Comisionada es Guadalupe Escalante, que no tenía la menor idea de lo que es la CRE, pero cuyo espíritu investigador la llevó a hurgar en Internet hasta que encontró qué hace el organismo regulador para el que aportará su sentido de la equidad y transparencia, además de su experiencia laboral y administrativa.
De sus elegidos, el único que vale la pena es el ingeniero petrolero José Alberto Celestinos, con casi 90 años de edad. Es el gran asesor de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, en materia de refinerías, muy en especial la construcción de la de Dos Bocas, de cuya inviabilidad está convencido, como lo sabe todo Pemex, pero no es capaz de decirlo.
Sin regateo debemos reconocer que el Presidente perdió en el Senado, pero al final ganó no sólo imponiendo como consejeros de la CRE a los que quería desde el principio, pero también triunfó en el debate mediático con su premisa de que ya no hay estado chueco.
Quizás todo fue plan con maña.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...