AMLO, entre Proceso y Salinas Pliego

Con mala fortuna debate en el que se enfrascó titular del Ejecutivo federal con reportero en mañanera

Compartir:

En ocasiones es de lamentar el sacrificio de un poco de sueño reparador para estar atento a las conferencias de prensa mañaneras del Presidente, pero de vez en vez vale la pena la desvelada, como este lunes, en el que Andrés Manuel López Obrador tuvo que optar entre su consejero empresarial, Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca, pero también de Banco Azteca, y la Revista Proceso.

Andrés Manuel, que, debemos reconocer, no rehúye debate, se enfrascó, con mala fortuna, en uno sobre periodismo con el reportero Arturo Rodríguez, al que dijo que ya no lee mucho la revista Proceso “porque no se portó bien con nosotros”, pero también sobre empresas relacionadas con Pemex en el sexenio pasado revelando que a Fertinal ni a Ricardo Salinas Pliego se le investiga, como sí ocurre con Agronitrogenados y Alonso Ancira.

Sólo para no incurrir en mayor confusión es necesario aclarar que Fertinal es la empresa que Pemex adquirió de Massimo Covarrubias para que éste pudiese liquidar sus compromisos con Salinas Pliego, en tanto que Altos Hornos de México es la que la empresa productiva del Estado compró a Ancira.

Sin embargo, cuando el reportero de Proceso preguntó al Presidente sobre Fertinal, éste contestó que “ya es conocido que la Fiscalía General está actuando en el caso de la planta de Coatzacoalcos de fertilizantes que compró el gobierno al señor Ancira; no hay otra denuncia sobre esto. Eso es lo que le puedo informar…”.

Aclaremos un poco la confusión porque, a pesar de los pesares, ni la Fiscalía General de la República ha logrado centrar bien ambos casos. En uno se niega a citar a testigos, como el Presidente Enrique Peña Nieto y a los miembros del Consejo de Administración de Pemex, en especial al ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y en el segundo no parece saber de la existencia de un fideicomiso que almacena 50 millones de dólares ni de empresas suecas fantasmas.

El domingo pasado, la revista Proceso, fundada por don Julio Scherer, publicó un amplio y documentado reportaje sobre Fertinal y Ricardo Salinas Pliego que vino a complementar información que IMPACTO hizo pública en semanas anteriores.

Las preguntas de Arturo Rodríguez tomaron por sorpresa al mandatario porque mientras uno preguntaba sobre Salinas Pliego, el otro se refería a Ancira sólo porque la investigación viene del sexenio pasado.

Incluso, cuando el reportero preguntó si hay o no denuncia sobre Fertinal, López Obrador contestó que “no hay; no existe. Inclusive, la denuncia del señor Ancira ya estaba en curso. Yo quiero aclararles que desde que tomé posesión dije que íbamos a ver hacia adelante, que proponía lo del punto final, que no pensaba en que le conviniera a la nación meternos, anclarnos, en las acusaciones y la persecución política porque teníamos que ver hacia adelante, y es lo que estamos haciendo”.

A falta de sustancia, el debate entre el Presidente y el reportero devino en un coloquio en el que López Obrador habló del periodismo y las transformaciones históricas que México ha experimentado, de la corrupta actitud del periodismo en la era neoliberal y hasta de la persecución sufrida por José Gutiérrez Vivó y del pecado de Proceso de no portarse bien con él.

Dijo el Presidente: “¿Cuáles fueron los periodistas que actuaron con rectitud en todo el periodo neoliberal?, porque hubo quienes padecieron de persecución, de censura. Tengo todavía pendiente, me preocupa y me ocupa, el asunto de José Gutiérrez Vivó, que lo desterraron, se tuvo que ir, le dieron un asilo político y ahora vive en una situación, no debería de decirlo por él, pero muy lamentable, víctima de la represión del régimen pasado … La revista Proceso, por ejemplo, no se portó bien con nosotros. No es ningún reproche”.

El reportero pegó en donde duele al contestar que el papel de los medios no es portarse bien. Y entonces vino el consabido discurso sobre las transformaciones históricas del país, Francisco Zarco y los hermanos Flores Magón, y la premisa de que los buenos periodistas siempre han apostado a las transformaciones.

Allá el Presidente y su sentimiento con Proceso por no portarse bien (ya imagino lo que pensará de quienes nos portamos mal), pero lo único que importa es lo absurdo de un debate en el que queda al descubierto que el gobierno no tiene interés en investigar a Fertinal ni el fideicomiso perdido. Ya lo hará; es cuestión de tiempo para que mire hacia atrás.
Por lo pronto, los involucrados ya buscaron abogados.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...