Ahora sí, Margarita, la dignidad por delante

Si bien es cierto que nunca tuvo posibilidades de repetir la historia de su marido, pudo seguir hasta el final sin importar que el primer día de julio la esperara la derrota

Compartir:

Apenas ayer escribía aquí sobre la posibilidad de que Margarita Zavala abandonara la contienda presidencial y especulaba si, en todo caso, lo haría para favorecer a su ex compañero de partido Ricardo Anaya, que en los días anteriores le lanzó piales con insistencia.

Sostenía que por razones de dignidad era imposible que esto ocurriera; no imaginaba que la esposa de Felipe Calderón olvidara las razones por las que abandonó al PAN, todas atribuibles, según sus dichos y los de su marido, al candidato presidencial panista.

No es noticia que Margarita ya no es candidata independiente a la Presidencia; lo anunció, por la mañana, en la grabación del programa Tercer Grado de Televisa, a transmitirse por la noche, pero, cosas del periodismo, no le dieron oportunidad de que ella corriera la cortesía a sus seguidores y a los miembros de su equipo; se enteraron vía Twitter.

El por qué es bastante obvio, si bien no se entiende, pues su familia es de guerreros.

Sólo recordar que Calderón no se rindió ni cuando Vicente Fox hizo el berrinche de su vida porque, sin permiso presidencial, el entonces gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña, lo destapó en Guadalajara. Felipe se vio obligado a renunciar a la Secretaría de Energía; el presidente ordenó al gabinete aplicarle la ley del hielo (que sólo rompió Josefina Vázquez Mota); vivió de las dietas de su esposa, que era diputada federal, y, con todo en contra, apabulló en la elección interna del PAN a Santiago Creel, que era el candidato de la familia presidencial.

Después, a pesar de que las encuestas lo declaraban anticipadamente derrotado ante Andrés Manuel López Obrador, Felipe porfió y terminó ganando la elección “haiga sido como haiga sido”.

Es cierto, las circunstancias son diferentes; Margarita nunca tuvo posibilidades de repetir la historia de su marido, pero, conforme a la tradición familiar, pudo seguir hasta el final sin importar que el primer día de julio la esperara la derrota.

Sólo ella sabe qué subyace en su decisión, pero expertos en panismo me dicen que entregará su capital político al candidato Anaya y los expertos en priísmo alegan que a José Antonio Meade.

Sería irresponsable intentar adivinar; sólo se me ocurre que una contienda como esta no se parece a las competencias para reina de la feria de mi pueblo, en las que una candidata perdedora declina a favor de otra y le entrega los votos conseguidos.

¿Cómo podría asegurar Margarita a Anaya que sus seguidores optarán por él? ¿Cómo podría hacer lo mismo con Meade?

Lo único sobre lo que puedo especular se basa en lo que Margarita dijo cuando abandonó el PAN para luchar por la candidatura independiente y las constantes irrupciones de Calderón sobre el mismo tema.

Todo eso está grabado en papel, en videos, en cintas de audio y en Internet, y no imagino al ex presidente y a la ex primera dama tragándose sus palabras.

Ayer hablaba de la dignidad de Margarita y me atrevo a repetirlo: “Ya los mexicanos hemos tenidos sobradas muestras de indignidad panista en fechas recientes (Germán Martínez y Gabriela Cuevas, ahora en Morena, son apenas botones de muestra) como para tragarnos el penoso espectáculo que ofrecería la esposa del ex presidente Felipe Calderón si decide olvidar las canalladas de que fue objeto”.

Es decir, entiendo que se retire de la contienda, pero no la imagino ofreciéndonos la oportunidad de faltarle al respeto con su apoyo, de último momento, al proyecto que la obligó a concluir su militancia en el PAN y, ahora, a darse por derrotada con siete semanas de anticipación.

Tengo razón; ella misma se encargó ayer de dejar en libertad a sus seguidores de votar en conciencia por quienes quieran, dado que, como ha repetido una y otra vez, los votos son de los ciudadanos, no de los líderes ni de los partidos políticos.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...