Adiós de Bonilla a extensión de mandato

Al bote de la basura su pretensión de gobernar por 5 años a los bajacalifornianos, en lugar de los 2 para los que fue electo

Compartir:

La opinión jurídica de los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a la Suprema Corte de Justicia de la Nación debe servir de aviso a Jaime Bonilla de que se fue al bote de la basura su pretensión de gobernar por 5 años a los bajacalifornianos, en lugar de los 2 para los que fue electo.

Las opiniones en su contra se han multiplicado en la Corte y la de la Sala Superior del Trife sólo se vino a sumar a la ya expresada por Andrés Manuel López Obrador al presidente del más alto tribunal del país, Arturo Zaldívar.

Es fácil de entender por qué López Obrador ha opinado en contra de las pretensiones de Bonilla: Si la Corte le concede el despropósito de extender a 5 años el periodo de 2 para el que fue electo, ofrecería a los enemigos del Presidente la oportunidad de argumentar que con su autorización fue sentado el precedente que eventualmente le permitiría a él recorrer el mismo camino del gobernador de Baja California, es decir, quedarse en la Presidencia 8 o 10 años, o cuantos quisiera.

Y hasta donde se sabe, y como ya es conocimiento de los ministros de la Corte, el mandatario no está de acuerdo con Bonilla. De hecho, el ambicioso gobernador debería recordar que Andrés Manuel firmó ante notario su propósito de no buscar la reelección.

No faltará quien argumente que extender no es lo mismo que reelegirse, pero en los hechos es lo mismo.

Los magistrados de la Sala Superior del Trife determinaron que, conforme a la opinión jurídica SUP-OP-5/2019, “el Decreto 351 publicado en el Periódico Oficial del Estado de Baja California el diecisiete de octubre de dos mil diecinueve, por el que se reforma el artículo Octavo Transitorio del Decreto 112 de la Constitución local… se aparta de la regularidad constitucional”.

Y conforme a información obtenida por IMPACTO, el Presidente López Obrador ya comunicó, personalmente, a la Corte que no apoya las pretensiones de Bonilla porque significaría, además de un acto antidemocrático que se aparta de la Constitución, un duro golpe a su gobierno, que está en contra de la reelección y de cualquier maniobra que se le parezca, como lo es la extensión de un mandato para el cual no fue votado un candidato a un puesto de elección popular.

Además, Bonilla no puede hacerse el occiso, pues conoció puntualmente la opinión del Presidente.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...