A la conquista… de los medios

Despliegue de habilidad mediática que muestra titular del Ejecutivo federal no deja lugar a dudas de cómo tiene a todos bajo su influencia

Compartir:

Mucho se ha debatido en estos días la famosa carta que el presidente Andrés Manuel López Obrador le hizo llegar al Papa Francisco y a su majestad el rey de España Felipe VI, para solicitar perdón por las atrocidades cometidas por los españoles hace casi medio milenio en tierras mexicanas, cuando los conquistadores se lanzaron al Continente Americano en busca de fama y riquezas.
Existe mucho más de lo que podemos ver a simple vista, entre líneas es donde encontraremos la verdadera estrategia política sobre los discursos y acciones del presidente, sería inocente pensar que el maestro de las comunicaciones, no lanzó semejante mensaje durante su visita en Comalcalco con otra verdadera intención.
A modo, se presentó la oportunidad de generar este “desliz” diplomático que ha causado ruido por todos los medios nacionales y españoles con el único propósito de tenernos a todos atrapados bajo la batuta con la que nos tiene cada día entre las mañaneras y los discursos a modo.
No cabe duda que desde el 1 de julio el presidente se ha vuelto director, analista, jefe de redacción, lector y hasta público de sus temas y asuntos de interés. Las mañaneras se han vuelto las entrevistas al presidente que hasta los primeros 100 días de su gobierno parecían ser la pauta que marcaba lo que los medios debían informar durante el transcurso del día a la ciudadanía.
El estilo del presidente es único en su forma de comunicarse con la ciudadanía, las mañaneras en las cuales los medios preguntan al mandatario sobre los temas de interés y que marcan la pauta de la información del día también han comenzado a generar preguntas como ¿son realmente necesarias todas las mañanas escuchar a un mandatario? ¿Son una forma de información o de manipulación para la ciudadanía? ¿Realmente se discuten los temas de interés nacional o conllevan la pauta que el mandatario desea? ¿Los medios de comunicación son los amigos que quiere cerca para reconocer y tener a sus enemigos más cerca? que tanto medios de comunicación como la ciudadanía nos hacemos todos los días y de las cuales sabemos no tendremos una respuesta concluyente.
La revista Nexos en su artículo “La (des)información de las 12 conferencias de prensa del Presidente López Obrador”, escrito por Luis Estrada del pasado 19 de diciembre de 2018 expone lo siguiente: Al menos en lo que va de su gobierno, las conferencias de prensa diarias del Presidente AMLO no necesariamente cumplen su intención de informar, puesto que tres de cada 10 preguntas son evadidas o pospuestas, sin que haya seguimiento durante el día de la conferencia o en la conferencia del día siguiente, quizá por alguna de las siguientes razones: una vez que el Presidente AMLO no cuenta con el avión presidencial, la fuente no tiene la facilidad de antes de dar seguimiento a los temas que se fijan por la mañana, pues es complicado que los mismos reporteros y corresponsales acompañen al presidente AMLO en sus giras; la segunda, el presidente AMLO no tiene un orden fijo al ir respondiendo a los medios de comunicación en las conferencias de prensa, ni tampoco da seguimiento a los cuestionamientos que quedaron pendientes del día anterior.
Podemos comenzar a discernir que la llamada “luna de miel” de la cual gozan todos los presidentes en sus primeros meses de mandato ha comenzado a llegar a su fin; en los últimos días, el presidente ha enfrentado distintos actos de protesta, se ha topado con rechiflas, abucheos, exigencias y disconformidad por parte de los pobladores en las ciudades que ha visitado, en temas como las estancias infantiles, despidos injustificados, el precio de las gasolinas sólo por mencionar algunos.
Sin embargo, el despliegue de habilidad mediática que muestra el presidente no deja lugar a dudas de cómo tiene a todos bajo su influencia, la débil oposición de los demás partidos se distrae con los temas como las disculpas solicitadas a España cuando el gobierno (o más bien AMLO) ya prepara un recorte presupuestal adicional por 200 mil millones de pesos al gobierno federal, se tiene el tema de la refinería de Dos Bocas en Tabasco sin saber si habrá licitación pública, la elección en Puebla, el Tren Maya donde existe el riesgo del aumento al presupuesto de inversión, la caída en el ranking mundial de turismo para México, la falta de reglas de operación para gran parte de los programas sociales, entre muchos otros temas.
Mientras se mantenga el control de los medios a través de la información y a modo preparado con antelación, el presidente no tiene necesidad de realizar entrevistas fuera del aire o contestar preguntas a los ciudadanos durante sus recorridos por los estados de la República.
Si bien todo gobierno necesita a los medios de comunicación a su “favor” para comunicar lo que desea y como lo desea, también es una espada de doble filo, los medios su principal función es informar y si los mandatarios buscan controlarlos indudablemente se toparán con una poderosa oposición mediática que puede transformarse en política, que hasta ahora el presidente no ha tenido en nuestro país.
PARA REFLEXIONAR: Conocemos la fórmula y conocemos al genio mediático, sólo nos queda conocer el siguiente tema importante en la agenda política del país y no perdernos bajo la cortina de humo que se lance, sólo esperemos que no sea en materia de política exterior porque el gobierno tiene una responsabilidad internacional que no debe mancillar, eso puede perjudicar en los sectores de inversión extranjera directa o turística en nuestro país.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...