A la CNTE se le escabulle el enemigo; tira al aire

¡Pues sí!, como en el amor, mata más la “ley del hielo”. Según la posición “de guerra silenciosa prolongada” adoptada por el Gobierno federal ante las acciones criminales de la CNTE, seguramente desde antes del misterioso discurso de Osorio del viernes pasado, alguien sugirió a las autoridades echarse de pe a pa los consejos de Sun Tzu y, de paso, hasta los de Calderón…

Compartir:

Como diría aquél, “tons qué”…
El ex Presidente Felipe Calderón intentó poner de moda aquello de “no hacer apología del delito” ante la abrumadora presencia de actos de violencia generados por el crimen organizado.
El ex Mandatario federal panista llegó hasta sugerir a los medios electrónicos e impresos autorregularse para analizar la información a publicarse.
Desde el viernes pasado, el Gobierno federal fintó a todos, porque después del discurso de Miguel Osorio todos esperábamos la “madre de todas las batallas” en los principales bloqueos carreteros de la CNTE en Oaxaca, los cuales no son un juego, sino una verdadera guerra de desgaste, pero para la sociedad oaxaqueña y chiapaneca, principalmente.
El resto del país, el cual nunca podrán taponar completamente, se abastece de otras ciudades.
En Oaxaca los mayores afectados han sido el sector campesino y el empresarial en todos los ramos.
Entonces, efectivamente, como lo dijo Osorio, el Gobierno federal tomó “en breve las decisiones necesarias”: Ya no hizo apología del delito y la necedad.
Si, desde el viernes pasado por la noche, la CNTE y sus amigos continuaron demoliendo el abasto de productos de todo tipo e imaginables, pero hasta ayer, eran golpes a nadie o al menos ya no contra el gobierno. Nadie les hace caso. Las mentadas de madre solo provienen de los afectados por sus acciones, por cierto, en “bloqueos hormiga” ayer en la Ciudad de México.
Al parecer el Gobierno federal negocia bajo el agua con la disidencia magisterial o de plano ha decidido ya no seguir el juego a la muy minoría de sindicalizados en contra de la Reforma Educativa (la explicación del problema la dio milimétricamente Héctor Aguilar Camín en el programa de este lunes “La Hora de Opinar”, muy por encima de lo deseado por Leo Zuckermann, el conductor, pero es la neta. Búsquela).
Desde la puesta en marcha del abasto vía aviones de la Fuerza Aérea Mexicana, coordinada por José Antonio Meade, titular de la Sedesol, las autoridades mexicanas se dieron cuenta de la facilidad de aplacar a los profes. Primero, con tan solo darle la vuelta dos calles o veredas adelante a los bloqueos. Este martes, Meade anunció el 100 por ciento de abasto a las tiendas Diconsa. Claro, una cosa es abastecer a Diconsa y otra a las más de 100 walmarts, oxxos, mercados y etcétera.
Suena, suena, la idea esa de taponar negocios hasta quebrarlos.
Seguramente desde antes del misterioso discurso de Osorio del viernes pasado, alguien sugirió a las autoridades echarse de pe a pa los consejos de Sun Tzu y, de paso, hasta los de Calderón.
Obviamente, la guerra es de dos.
Los profesores disidentes, nadando entre tiburones (radicales) desde hace décadas, también apuestan a su colmillo.
Anoche, para seguir con el misterio, una nota de El Universal consignaba:
“Hoy (¿martes?) a las 20:00 horas se reanudará la mesa de negociación entre la Comisión Nacional Única de Negociación (CENUN) y el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
“Durante el último mitin de la CNTE que se llevó a cabo esta tarde sobre Av. Juárez frente al Hemiciclo, el dirigente de la sección 9 en la Ciudad de México, Enrique Enríquez Ibarra, dijo que la comisión avanzó y logró instalar la mesa de negociación; sin embargo, dijo que esta mesa no cambiará el plan de acción que ya tiene la coordinadora para el día de mañana.
“El plan de acción incluye la salida de cuatro contingentes desde las estaciones del metro La Raza y Xola, así como del Aeropuerto y el Ángel de la Independencia, con el objetivo de llegar al Zócalo de la Ciudad de México.
¿Cuál diálogo si, como Aurelio Nuño, Osorio terminó cancelando las reuniones con la CNTE por insistir en derribar la Reforma Educativa.
De hecho, hasta un dirigente, no el de la Ciudad de México, el de Michoacán, hizo presencia en las afueras del palacio de Covián a las 22:00 horas. Mejor dicho, deshoras para iniciar un diálogo, pues sería a la vista y puntualidad demasiado oscurito. Sin embargo, ¿el líder magisterial de la disidencia de Michoacán? Mmmm.
¿Será?
¿La retracción de todo lo dicho el viernes por Osorio despedazará mi sí apología de la ociosidad?
¿Y la filosofía de fin de semana?:
“Por ello, en breve se estarán tomando las decisiones necesarias, para permitir el tránsito en vías estratégicas y el abastecimiento de las comunidades.
“El Gobierno de la República está abierto al diálogo, y sigue llamándoles al mismo, pero también está obligado a ser garante de las libertades y derechos de los ciudadanos.
“Reitero: sí al diálogo y sí a las soluciones, pero no por encima de la sociedad.
“Para el Gobierno de la República, no hay opción, se trata de regresar la tranquilidad a las y los millones de ciudadanos que lo exigen y por derecho lo merecen y así lo vamos hacer desde el gobierno”.
Y yo ya me había emocionado con el consejo de Calderón y las estrategias de Tzu. ¿A poco no estaban como para aplicárselas a los profes? Vea:
El supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar.
Cansa a los enemigos manteniéndolos ocupados y no dejándoles respirar.
Se extremadamente misterioso, incluso hasta el punto de la ausencia de sonido. De esta manera podrás ser el director del destino de tu oponente.
El combatiente inteligente impone su voluntad en su enemigo, pero no permite que la voluntad de su enemigo le sea impuesta.
Pelear y conquistar en todas las batallas no es la suprema excelencia; la suprema excelencia consiste en romper la resistencia del enemigo sin luchar.
La suprema excelencia consiste en romper la resistencia del enemigo sin pelear.
Si estás lejos del enemigo, hazle creer que estas cerca.
Puedes ganar cuando nadie puede entender en ningún momento cuáles son tus intenciones.
La peor táctica es atacar a una ciudad. Asediar, acorralar a una ciudad sólo se lleva a cabo como último recurso.
Con apología o sin apología, con diálogo o sin diálogo, con nebulosas ruedas de prensa o sin ellas, también decía aquel: “¿Y para eso tanto misterio?”

[email protected]
[email protected]
Twitter: @RobertoCZga
www.sextopatio.com.mx

Compartir: