Sin miedo, denuncien, dice Osorio a mujeres

El empoderamiento de las mujeres radica en el respeto a sus derechos y al apoyo que reciban de las autoridades para garantizar la equidad de género, señaló el secretario de Gobernación

Compartir:

El empoderamiento de las mujeres radica en el respeto a sus derechos y al apoyo que reciban de las autoridades para garantizar la equidad de género, señaló el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Al inaugurar el Centro de Justicia para las Mujeres del Estado de Guerrero, el funcionario llamó a las autoridades ministeriales y judiciales a apoyar a ese sector cuando sea violentado.

Pidió a las mujeres acudir sin temor ante las autoridades, porque un país que aspira a crecer con igualdad lo debe hacer con equidad de género.

“Alejemos el miedo y el temor a la denuncia”, añade.

Osorio Chong externó que si una es valorada y respetada en su hogar, es plena y empoderada en su futuro; por eso es tan importante que denuncie cuando sean violentadas, para que haya castigo a su agresor.

Ante 800 mujeres que acudieron a la inauguración, el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) indicó que según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) una de cada dos mujeres en el país ha sido violentada, y mencionó que ese fenómeno ocurre de manera más frecuente en zonas urbanas que en rurales.

Explicó que los Centros de Justicia para las Mujeres tienen el propósito de apoyar, orientar y cuidar a ese sector, pero también de empoderarlo para permitirle mejores condiciones de vida.

La responsabilidad es de todos y ese problema no debe verse de manera aislada.

“Las autoridades gubernamentales y los jueces deben ser sensibles y apoyar a las mujeres. Todos debemos enfrentarlo con eficacia”, aseveró.

En su oportunidad la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, Alejandra Negrete, planteó que con los Centros de Justicia se ha transformado la justicia en favor de las víctimas de la violencia, pues las empodera para que sean independientes en todos los ámbitos de su vida.

“Porque cuando se fortalece a una mujer, se fortalece su familia, a sus comunidades, a nuestro entorno y al país”, señaló.

A su vez el gobernador Héctor Astudillo Flores sostuvo que para el gobierno de Guerrero la atención a esa parte de la población no es un tema alejado y que su administración trabaja para que su presencia y su protección sea cada día mayor.

La presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Lorena Cruz Sánchez, destacó, a su vez, que en la medida en que las mujeres tengan igualdad de oportunidades y trato se evitará caer en el círculo de la violencia.

“México tiene uno de los mejores marcos jurídicos en la materia, pero las leyes no sirven si no se aplican en beneficio de la sociedad”, remarcó la funcionaria federal.

LUCHA CONTRA VIOLENCIA DE GÉNERO TAMBIÉN ES COSA DE HOMBRES: GOBIERNO FEDERAL

Cabe señalar que el pasado 9 de agosto, Osorio Chong y José Antonio Meade, entonces titular de Sedesol, refrendaron el compromiso del gobierno federal contra la violencia hacia las mujeres, se declararon feministas y consideraron que luchar contra la violencia de género también es tarea de los hombres.

En el marco del décimo aniversario del Programa de Apoyo a las Instancias de las Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), operado por Indesol, el titular de la Segob destacó la obligación ineludible de los hombres de luchar contra la violencia machista y resaltó que las diferencias de género no deben significar una disparidad en el ejercicio de los derechos.

En ese sentido, dijo que luchar contra el sexismo y la violencia machista no es un asunto sólo de mujeres, ya que los estereotipos “nos afectan a todos por igual”.

Destacó que “los hombres tenemos una responsabilidad ineludible para forjar relaciones igualitarias y libres de violencia”.

Resaltó que en esta ruta las mujeres cuentan con un aliado que es el Ejecutivo federal, un hombre feminista que trabaja en favor de ellas.

En ese sentido, dijo estar convencido que la diferencia entre los géneros no debe significar diferencia en el ejercicio de los derechos, porque “todos estamos obligados a decir basta, no más niñas o mujeres agredidas, discriminadas, acosadas ni violadas, y mucho menos asesinadas”.

“Se debe decir sí al respeto, a la inclusión, a la erradicación de toda forma de violencia y a la igualdad de oportunidades, porque el empoderamiento de la mujer no se decreta sino se construye con corresponsabilidad”, indicó el funcionario federal.

Expuso que se trata de una tarea que exige el esfuerzo de todos, del gobierno al poner en marcha políticas y acciones decididas, de los Congresos locales con armonización legislativa, y por supuesto de la sociedad con su participación.

Se trata, resaltó, de construir una nueva forma de convivencia, una nueva mentalidad y prácticas sociales fincadas en los valores del respeto, la libertad y la igualdad plena.

De acuerdo con el titular de Gobernación, se habla de una transformación de fondo que implica desterrar o sustituir hábitos o falsas creencias que están ahí desde siglos y por ende están muy arraigadas.

Sostuvo que cuando las niñas y las mujeres ejercen cabalmente sus derechos, las comunidades encuentran mejores caminos para prosperar, porque trabajar por la igualdad y la no violencia de género es no sólo un acto de justicia, sino la piedra angular de un país más digno e incluyente.

Osorio Chong reconoció que quedan brechas por cerrar y barreras por derribar, pero “ya hemos abierto el camino y habremos de seguir avanzando hasta que todas las mujeres logren su empoderamiento”.

También comentó que se debe reconocer que los avances fueron posibles gracias al compromiso de miles de mujeres que desde diversos espacios impulsaron los cambios que este país necesita.

Se debe admitir que persisten prejuicios y estereotipos que lastiman y ofenden a las mujeres y las niñas, y “más allá de las leyes y las políticas hay un cambio fundamental que cada una y cada uno de nosotros debe realizar”.

Ello, añadió, “al enseñar a nuestros hijos a convivir y crecer en la igualdad, caminar siempre en un piso parejo nunca por encima, siempre a su lado uno de la otra”.

 

Compartir: