Rinden homenaje a Óscar de la Borbolla

Compartir:

Lectores y personajes del mundo de la literatura se reunieron hoy en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes para rendirle un homenaje al ensayista, narrador y poeta Óscar de la Borbolla, con motivo de sus 70 años de vida.

En punto de las 12:00 horas, las puertas de la sala se abrieron y los asistentes uno a uno entraron; algunos aprovecharon la ocasión para tomarse una fotografía con el también profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Una vez todos reunidos, Leticia Luna, coordinadora Nacional de Literatura del INBAL, dio la bienvenida y los aplausos no pararon.

Al inicio, la funcionaria del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura pidió además un minuto de aplausos para Francisco Toledo (17 de julio de 1940-5 de septiembre de 2019), “quien partiera a volar su último papalote el pasado jueves 5 de septiembre… su espíritu fue remembrado los días precedentes en este recinto”.

El homenaje —moderado por Juan Stack— comenzó con la participación de la narradora y ensayista mexicana Alma Delia Murillo, quien dijo que le debe a Óscar “estar en esto de escribir. Yo confirmé mi vocación con él, fue mi maestro en un taller de vocación literaria, el cual tomaba los lunes en Polanco hace 10 años. Él es uno de los filósofos, poetas y escritores más talentosos del país y es importante este homenaje porque mucha gente no sabe que [Borbolla] es todo eso”.

En tanto el músico y periodista Fernando Rivera Calderón utilizó su guitarra y le cantó una canción, misma que en su letra decía: “nuestro amigo es un artista, pero también es un rebelde”. Mientras que, al hacer uso del micrófono, el escritor José Luis Trueba Lara expresó: “por más perro y gandalla que seas, te puede tocar un cuate como Óscar, es decir, uno puede se un ser repulsivo, y la vida te premia con un amigo, con un hermano, como Óscar”.

Momentos posteriores a la afirmación del escritor Paco Ignacio Taibo II acerca de que el objetivo del homenajeado es ser un hombre contador de historias, De la Borbolla agradeció el apoyo de quienes lo han acompañado durante estas siete décadas e hizo una reflexión: “Estos días que ha habido de todo —unos días maravillosos y otros no—, cínicamente ha habido muchos días que han valido la pena; he tenido la suerte inconfesable de tener unos días maravillosos, me los he ganado yo solito, como si fuera un salario: ¡sí que he sabido vivir, me la he pasado formidablemente!”.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...