Proyecto de Santa Lucia genera rechazo unánime

Compartir:

El pasado jueves la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) llevo a cabo una reunión de información sobre el proyecto de construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía y se manifestó  un claro rechazo por parte de habitantes, expertos, activistas y autoridades a la iniciativa del gobierno de Andrés Manuel López Obrador

En el auditorio de la Escuela Primaria “Pedro Rodríguez Vargas”, ubicada en el municipio de Zumpango, estado de México, las autoridades del Ejército y del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se dieron a la tarea de explicar durante alrededor de una hora y media los datos principales del ambicioso proyecto, muchos de los cuales están incluidos en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) elaborada por ambas dependencias.

El teniente coronel Luis Enrique Calderón Fernández, del Agrupamiento de Ingenieros de Santa Lucía, dio a conocer que la construcción del aeropuerto mixto civil-militar se tiene planeada la construcción de tres pistas, mismas que podrán recibir la aeronaves de grandes dimensiones, que se prevé que en la fase inicial, la remodelada edificación pueda recibir  alrededor de 20 millones de pasajeros al año y al cuando la obra alcance su máxima capacidad se sea capaz de brindar a tención a un total de 80 millones de usuarios.

De la misma manera  el teniente coronel aseguro que con la remodelación de la terminal aérea se podrá recibir 190 mil vuelos al año, esto solo durante el inicio de las actividades de la nueva terminal, pero con miras de llegar a la recepción de 750 mil de manera anual, esto daría un total de 80 millones de pasajeros, casi el doble de los 45 millones que hoy  en día son atendidos en el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Calderón aclaró que para la realización de dicho proyecto es necesaria la adquisición de 1 284   hectáreas para la ampliación de la base aérea y dentro de las cuales  estaría contemplada una zona de amortiguamiento acústico.

Aunque bien dejo en claro que en dicha zona hoy en día se encuentran ubicadas zonas agrícolas de temporal de los municipios de Nextlalpan, Tecámac y Zumpango, pero la adquisición de los terrenos serías de la compra directa con los propietarios de ejidos que estén dispuestos a vender sus propiedades, aunque  se está contemplando la posibilidad de expropiar terrenos en los casos donde no haya acuerdo y estén en manos de privados.

Jesús Mejía Gómez, del Instituto de Ingeniería de la UNAM hablo sobre el tema de la disponibilidad del aguan en la zona explicando que serían necesarios 6 mil metros cúbicos de líquido al día, que sería 184 veces menor de lo que hoy significa el consumo público urbano, por lo que no habría peligro de desabasto para la población.

Tras las explicaciones, los asistentes cuestionaron temas del desabasto del agua, el daño a la flora y fauna de la región y la forma en que se manejaría el patrimonio arqueológico, e incluso se lanzó la pregunta de que se podría hacer en caso de daños psicológicos que puedan generar las obras en los habitantes de los municipios afectados.

En un auditorio que por momentos se ocupó en tres cuartas partes, pero que con el poso de los minutos fue disminuyendo el aforo, las intervenciones fueron prácticamente unánimes en contra de la edificación del nuevo aeropuerto, salvo algunas intervenciones para preguntar cómo se podría conseguir empleo en la obra o manifestar su respaldo al criterio de López Obrador con respecto a Santa Lucía.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...