PRI sin presiones en conducción de proceso interno

Refrenda su compromiso para que la imparcialidad, la legalidad, la certeza y la objetividad imperen en todo momento

Compartir:

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) negó, categóricamente, haber recibido presiones, manifestaciones o instrucciones en la conducción del proceso de renovación de la dirigencia nacional y reiteró su compromiso para que la imparcialidad, la legalidad, la certeza y la objetividad imperen en todo momento.
El tricolor cuenta con un sistema de órganos estatutarios independientes, tales como la Comisión Nacional de Procesos Internos, la Conferencia Nacional de Honor, la Comisión Nacional de Ética Partidaria y la Comisión Nacional de Justicia Partidaria, que a partir de la emisión de la convocatoria para la elección de la dirigencia nacional del periodo estatutario 2019-2023 trabajan conforme a sus facultades para garantizar el desarrollo de un proceso democrático apegado a la normatividad.
Dicho proceso se rige por la Constitución, la Ley General de Partidos Políticos, los Estatutos, el Código de Ética Partidaria, el Código de Justicia Partidaria y los reglamentos expedidos por el instituto político previo a la emisión de la convocatoria, normas que ésta desarrolla, así como de una serie de Acuerdos que la Comisión Nacional de Procesos Internos adoptará escuchando y valorando el punto de vista de los órganos del partido y de los candidatos a través de sus representantes.
La convocatoria precisa en su base duodécima el cierre del padrón del partido, a efecto de que se elabore el listado de militantes electores.
Asimismo, señala que el estado del Registro Partidario al 11 de junio se remitirá al Instituto Nacional Electoral (INE) para su revisión, actualización y depuración, con base en los movimientos hechos en el Registro Federal de Electores, incluyendo defunciones, cambio de domicilio y suspensión o pérdida de derechos políticos, así como en el ámbito del Registro Partidario y de otros registros partidarios, duplicidades, bajas por renuncias o derivadas de quejas y eventuales personas que aparezcan en otros registros partidarios.
El resultado de esa verificación conformará el padrón de electores al que tendrán acceso específico los candidatos y con relación al cual, quien estime inconsistencias, irregularidades o incorporaciones en violación de nuestra normatividad interna, se estará en el derecho de impugnar.
Por otro lado, los órganos del partido no otorgan cartas de actuación ni juzgan anticipadamente.
Todo militante, con independencia del cargo público que ostente o la responsabilidad partidaria que tenga, debe cumplir con la normatividad de nuestro partido.
Si la normatividad se ve vulnerada, la Comisión Nacional de Procesos Internos y los órganos competentes del partido actuarán para, en su caso, tomar las medidas que sean necesarias, como realizar apercibimientos, formular recomendaciones e imponer sanciones.
Apegarse al orden normativo es deber de todos los órganos del instituto político y de sus militantes, de ahí que la legalidad de sus actos esté sujeta al control interno y al jurisdiccional externo del Estado mexicano.
Así las cosas, el Partido Revolucionario Institucional refrenda su voluntad y su compromiso de conducir el proceso interno en estricto apego a los principios de toda competencia democrática; libertad para decidir de la militancia, equidad para la participación entre candidaturas y militancia, y apertura para generar un clima de propuestas pensando en el interés del partido, y, sobre todo, de continuar trabajando en favor de México.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...