Alfonso Ramírez Cuéllar, ‘presidente interino’ de Morena

Bertha Luján encabeza congreso en el que es electo; pasa por alto desacreditación de Yeidckol Polevnsky e invalidación del Trife

Compartir:

Pese a ser invalidado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), y la desacreditación de Yeidckol Polevnsky, su secretaria general en funciones de lideresa, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) eligió, vía Congreso Nacional, a Alfonso Ramírez Cuéllar como su “presidente interino”.

“Es el único candidato y queda aprobado por amplia mayoría.

“Dirigirá Morena por un periodo de tres o cuatro meses, en lo que se resuelve la sentencia del tribunal electoral.

“Nadie puede prorrogarse al infinito”, refirió Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional de Morena y aspirante a su dirigencia nacional.

Ello, en clara alusión a Polevnsky.

En cuanto a la celebración, en la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca, del Congreso Nacional de Morena, pese a su invalidación por parte del TEPJF, Luján aseguró que estaba blindado jurídicamente.

Al abundar sobre el particular, la presidenta del Consejo Nacional del Movimiento Regeneración Nacional aseguró que “necesitamos movilizarnos y hacer presión para que el tribunal deje de emitir resoluciones políticamente cuestionadas”.

“Buscan hasta debajo de las piedras y eso tiene que ver con el dolo, y nos dejan sin ningún recurso jurídico para podernos defender”, puntualizó Luján.

La presidenta del Consejo Nacional de Morena dijo ver un sabotaje a su vida interna con las impugnaciones a su Congreso Nacional.

“Todavía no llegábamos a este Congreso Nacional y ya tenemos alrededor de 15 impugnaciones planteadas, fundamentalmente, por tres actores que han estado bombardeando, permanentemente, la vida institucional de Morena.

“Son estas gentes las que echan abajo el proceso electoral que llevamos a cabo el año pasado, en 2019, motivo por el cual el Tribunal acordó anular nuestro proceso a la mitad, después de 239 asambleas distritales que habíamos realizado, y nos ordenó reponer el proceso”, puntualizó Luján.

 

YEIDCKOL SE AFERRA A DIRIGENCIA

La presidenta nacional de Morena, Yeidckol Ponevnsky, aseguró que continuará al frente del partido por lo menos un año más y adelantó que si Alfonso Ramírez Cuéllar la busca, con gusto se tomará un cafecito con él, pero en su calidad de militante, dado que carece de facultades para convocar al Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

“Se vale soñar”, expresó.

“No le toca. Él (Ramírez Cuéllar) no puede convocar al CEN porque él está en proceso de ser un diputado con licencia, pero no es presidente del partido. Hay que recomendarle que lea la Ley de Partidos Políticos, Artículo 25 inciso L que, entre otros, dice:

“Cualquier designación o cambio (de dirigencia) se tiene que mandar al INE y esperar la sesión del Consejo General del Instituto para que éste lo valide o, en este caso, lo rechace por todas las faltas o errores que tiene, que es lo que va a suceder”, dijo.

Recordó que Ramírez Cuéllar es, en este momento, un militante de Morena “y si tengo tiempo me tomo un cafecito con él, pero realmente reunión de CEN, esas sólo las puedo convocar yo (en su calidad de secretaria general con funciones de presidenta nacional)”.

A pregunta expresa, Polevnsky comentó que impugnará ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) las múltiples irregularidades en que incurrió el VI Congreso Nacional de Morena celebrado en la Sala de Armas de la Magdalena Mixhiuca, entre ellas la designación de los integrantes del CEN.

“Irregularidades no son unas; son todas porque decidieron cambiar a muchos miembros del CEN que son legalmente delegados en funciones y suplirlos por gente que no son ni militantes de Morena. Así están de perdidos”, expresó.

En tal sentido, comentó que continuará al frente de Morena “esta noche, mañana, la próxima semana y el mes que viene, y creo que, como vemos, así me voy a seguir por lo menos un año porque como tenemos que cumplir y existe una jurisprudencia que es la 48/2013”.

“La referida jurisprudencia establece que cuando concluya el periodo para el cual fueron electos los órganos partidistas, y se demuestre que por causas extraordinarias y transitorias no ha sido posible su renovación, opera una prórroga implícita en la duración de los cargos hasta que se elijan sustitutos, salvo disposición estatutaria en contraria.

“Ello, con la finalidad de garantizar que por el tiempo en que se extienda el ejercicio de la función se continúe la ejecución de las actividades propias del partido político para el logro de sus fines, lo cual se imposibilitaría, de estimar el cese inmediato de las atribuciones de los dirigentes a la conclusión del encargo, sin haber elegido a quienes deban realizarlas”, hizo notar.

“De suerte que Ramírez Cuellar, quien se ostenta como dirigente interino o transitorio, figuras que no establecen los estatutos de Morena, no puede convocar al CEN; se vale soñar”, remarcó Polevnsky.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...