Espriú enreda más lío del aeropuerto

Y más: El próximo secretario de Comunicaciones anuncia que habrá una “cirugía mayor” para el actual “Benito Juárez”, con una inversión de $3 mil millones, y otra de $2 mil millones para el de la capital mexiquense

Compartir:

Javier Jiménez Espriú, próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, afirmó que de acuerdo con los estudios internacionales, el Aeropuerto Internacional “Benito Juárez” de la Ciudad de México y la Base Aérea de Santa Lucía son compatibles, lo que no ocurre con la terminal aérea que se construye en Texcoco.

En conferencia de prensa advirtió que el costo de la obra que se realiza en el Estado de México ha elevado sus costos hasta alcanzar los 285 mil millones de pesos y no estará lista en el próximo sexenio, por lo que se estima que podría concluirse hasta 2024.


En la casa de transición del Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, precisó que luego de un análisis a un estudio que organizó la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), el próximo gobierno federal contempla dos opciones:

La primera, detalló, continuar con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, contemplando costos extra para urbanización y vialidades que trasladen a los usuarios hasta ese lugar, incluida la posibilidad de una nueva línea del Metro, además de cerrar la actual terminal aérea y la Base Militar de Santa Lucía por ser incompatibles con el actual proyecto.

La segunda, continuó, es suspender la construcción en Texcoco, “hacer una cirugía mayor” al aeropuerto “Benito Juárez”, ordenar un estudio que tardaría cuatro meses para construir dos pistas en Santa Lucía y sumar la ampliación y modernización del Aeropuerto Internacional de Toluca, en el Estado de México.

Explicó que independientemente de las opciones previstas, tomarán medidas inmediatas e impostergables para solucionar el problema de saturación y a partir de diciembre iniciarán trabajos de modernización y rehabilitación del actual aeropuerto capitalino y el de Toluca para incrementar la capacidad a 60 millones de pasajeros.

Como parte de estas medidas, dijo que se requiere una “cirugía mayor” al AICM para recibir entre 48 y 50 millones de pasajeros, entre ellas, resolver el problema de hundimiento, drenaje, agua, construcción de plataformas adicionales para posiciones remotas y dar mayor cabida a más aviones.

Asimismo, incluir instrumentación de última generación en materia de comunicaciones vía satélite para el control del espacio aéreo y aviones, aplicar una nueva forma de atender a pasajeros y eficientar los procedimientos internos.

Aseveró que con ambos aeropuertos se tendrá capacidad para 60 millones de pasajeros, cercana a los 70 millones que se pretende atender en la primera etapa de la nueva terminal aérea, lo que implicará una inversión de entre 3 mil y 5 mil millones de pesos en dos años, además de que empezará a funcionar de manera paulatina.

Acompañado por Carlos Morán Moguel y Gerardo Ferrando Bravo, próximos subsecretario de Transportes y director general del Grupo Aeroportuario, respectivamente, añadió que las alternativas de solución a largo plazo siguen siendo dos: la continuación del aeropuerto en Texcoco, con la cancelación del AICM “Benito Juárez”, y la base aérea de Santa Lucía debido a la incompatibilidad aeronáutica.

Mientras que la otra es fortalecer el Sistema Aeroportuario con la rehabilitación y modernización del AICM “Benito Juárez”, la rehabilitación del Aeropuerto de Toluca y la construcción del aeropuerto en la base de Santa Lucía, que es factible desde el punto de vista aeronáutico.

Ante el próximo, director de Comunicación Social, Jesús Ramírez Cuevas añadió que en todos los contratos para esta obra habrá absoluta transparencia y honestidad.

 

AFINAN DETALLES DE CONSULTA SOBRE AEROPUERTO; HABRÁ ENCUESTA ADICIONAL

El próximo gobierno federal afina detalles de la consulta pública que se realizará del 25 al 28 de octubre en 538 municipios del país, para decidir el lugar donde se construirá el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), indicó Javier Jiménez Espriú.

En conferencia de prensa en la casa de transición, el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes explicó que como parte de la consulta se añadirá el sábado 27 y domingo 28 de este mes, una encuesta domiciliaria para la cual ya se elaboran las preguntas.

Abundó que en los municipios señalados se localiza 80 por ciento de la población nacional.

Al respecto, Jesús Ramírez, quien también estuvo presente en la conferencia, explicó que los resultados de la consulta se darán a conocer el lunes 29 de octubre, mientras que procesar la encuesta llevará más tiempo ya que se trata de varios indicadores, por lo que se podría informar una semana después.

“Pero es una atribución del Presidente electo, él está convocando a tomar en cuenta esos instrumentos, pero él va tomar la decisión en qué momento hace público, qué decisión se toma con base a esos dos instrumentos de sondeo y consulta directa”, explicó.

Jiménez Espriú agregó que invitarán a los medios de comunicación para certificar que la gente que llegue a las mil 73 urnas que se instalarán son ciudadanos, además de que se hará el recuento de cada jornada y se ayudará a fiscalizar la encuesta.

Añadió que se utilizarán dos instrumentos para tomar una decisión sobre el aeropuerto, una es la consulta abierta a los ciudadanos en mesas a través de urnas con boletas donde estará clara la disyuntiva de las dos opciones y habrá información para los ciudadanos que no han seguido puntualmente el tema.

Agregó que por tratarse de una decisión política de consulta, se realizará una encuesta para conocer la opinión de la población.

Sostuvo que la consulta es un ejercicio abierto, de organización, con voluntarios y ciudadanos, además de que habrá especialistas que verificarán la consulta, por lo que se trabaja en las papeletas que se utilizarán.

El próximo secretario puntualizó que en las mesas se hará uso de una aplicación para registrar las credenciales de elector y blindar la posibilidad de que cualquiera vote más de una vez en cualquier lugar de la República.

Añadió que esta aplicación se hizo con técnicos propios y no participó el Instituto Nacional Electoral (INE), y dijo que “son bienvenidos todas las ONG, instituciones, organismos financieros, empresariales y todos los que quieran observar este ejercicio democrático para constatar que se hará de manera democrática y se respetará el resultado”.

Jiménez Espriú destacó que el comité técnico y el consejo ciudadano encargado de la consulta darán una conferencia de prensa, la cual está programada para el próximo lunes con la finalidad de dar a conocer los detalles de la consulta.

 

FUTURO DEL NAIM, LASTRADO POR LA CONSULTA DE LAS MIL INTERROGANTES: EL PAÍS

Una consulta, dos opciones, muchas dudas.

El futuro del NAIM, la mayor obra de infraestructura en la historia reciente del país, se definirá en una consulta convocada por López Obrador.

Están en juego miles de millones de dólares y decenas de miles de empleos, la expropiación de miles de hectáreas tras un largo y complejo conflicto agrario, la saturación del espacio aéreo de la megalópolis más poblada en América Latina, la sostenibilidad ambiental de la zona lacustre al noreste de la capital y la primera gran prueba de un gobierno que formalmente no ha empezado.

Con la votación a dos semanas de distancia, la información cae a cuentagotas.

Lo increíble es que la ciudadanía sabe que serán tres o cuatro interrogantes, pero no se ha aclarado qué le van a preguntar.

Un punto a resaltar es que está llamada a las urnas, pero no tiene certidumbre de la decisión final porque el sondeo no tiene efectos legales ni está avalado por alguna autoridad gubernamental. Como quien dice, es un mar de dudas.

La polémica la inició AMLO en 2015 al expresar que “Es para beneficio de empresas contratistas, no tengo la menor duda, quieren atracar, quieren robar”.

La polémica entró de lleno en la elección presidencial de julio pasado y provocó un enfrentamiento entre el entonces puntero en las encuestas y Carlos Slim, el hombre más rico de México, así como con la cúpula empresarial del país.

Andrés Manuel expresó en abril que el nuevo aeródromo no iba, en junio la patronal mexicana daba por hecho el sí del candidato y el pasado 17 de agosto, cuando se esperaba que se pronunciara definitivamente, delegó la decisión a la ciudadanía.

Según el analista Carlos Bravo Regidor, Andrés Manuel se metió en camisa de once varas.

“López Obrador se dio cuenta de que ésta podía ser una bandera muy útil en campaña, pero se metió en camisa de once varas; ahora la consulta le viene bien para no tener que tomar él la decisión y no tener que pagar el costo político”, añade.

“Ahora que ya ganó, le tiene que cumplir a alguien y eso quiere decir que va a quedar mal con el resto”, agrega.

“No parece que sea sólo una salida política, al contrario, AMLO se está tomando en serio esto y refrenda el compromiso hecho en campaña de escuchar a la gente”, rebate Antonio Martínez, activista y asesor del nuevo gobierno.

Tampoco se ha detallado cómo luciría el proyecto de reforma de la base militar y quién llevaría a cabo esa propuesta. El funcionario ha agregado que la consulta será complementada con una encuesta domiciliaria del 27 al 28 de octubre.

“Aún se está trabajando en eso”, ha aclarado Jiménez Espriú: “Nos urge tomar esta decisión”.

El equipo de López Obrador espera que un millón de personas participe en el sondeo, un 1% del padrón electoral.

Las mediciones de tres casas encuestadoras pronostican que la opción de Texcoco es la preferida por los ciudadanos con un margen de dos a uno, pero, como no se ha detallado la metodología, es imposible predecir si la consulta replicará estas tendencias.

“No es una vacilada”, ha defendido el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, ante las críticas de la oposición.

Andrés Manuel vuelve a echar mano de un recurso recurrente durante su gestión al frente de la capital hace más de 12 años e ignorado por los presidentes que lo precedieron, y afina los últimos detalles de una consulta marcada hasta el momento por la dilación, los mensajes contradictorios y la confusión en la organización.

“Al final de cuentas, va a ser la gente la que va a decidir”, ha insistido el Presidente electo, aunque para muchos, diga lo que diga la consulta, AMLO finalmente será quien tome la decisión.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...