Última actualización: hace 11 segundos

Senado convierte en ley pensión a mayores de 65 años

Ayuda fluctúa entre la mitad y un salario mínimo mensual en el DF; Comisión de Seguridad Social da el visto bueno y pasará a Desarrollo Social y Estudios Legislativos. El apoyo sustituirá al programa '70 y más'; arranque del plan equivaldría a 26 mil millones de pesos

por el

imagen1

Por unanimidad, la Comisión de Seguridad Social del Senado avaló un dictamen que elevará a rango de ley el Programa 65 y Más, para otorgar una pensión de vejez a los adultos mayores que no cuenten con un beneficio similar.

El programa, que se aplicaba en la administración pasada a personas mayores de 70 años y que ahora el Presidente Enrique Peña Nieto propuso ampliarlo a menor edad, está contemplado en la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, la cual está reformada y se espera se apruebe en la sesión de este día.

Por consenso, los legisladores establecieron que el monto mensual del apoyo tenga como límite superior el equivalente a un salario mínimo general que rija en el Distrito Federal y como mínimo el 50 por ciento de dicha remuneración.

Y se sugiere que el monto del beneficio se actualice anualmente en el mes de febrero, conforme al índice nacional de precios al consumidor, a fin de que se garantice el poder adquisitivo de los beneficiarios.

Los adultos mayores de 65 años que reciban el pago de una pensión o jubilación, con valor mensual menor o igual a un salario mínimo, también tendrán acceso a este derecho.

En las modificaciones, establecieron un artículo transitorio para que la Secretaría de Desarrollo Social continúe operando el Programa 70 y Más hasta la conclusión del ejercicio fiscal en que entren en vigor las modificaciones.

‘NO ES DÁDIVA’

El documento aclara que la pensión a los adultos mayores debe dejar de verse como “una dádiva del gobierno en turno o moneda de cambio con fines electoreros a través de programas que pueden eventualmente desaparecer”; de ahí que se elevara a rango de ley y se le obligue al Estado la permanencia de la pensión.

En ese sentido, enfatiza que la medida “no se propone como una dádiva o entrega universal e indiscriminada, tampoco busca destruir el vínculo entre contribuciones y beneficios que redundan en responsabilidades y derechos”.

Los senadores reconocen que no ha sido posible eliminar la pobreza en la tercera edad, pues los sistemas vigentes de seguridad social han fracasado como instrumentos de protección social en este sector, y su cobertura no alcanza a la población de menores recursos.

Señalan que desde hace tres décadas, el país transita de una población joven a otra en edad avanzada, pues hace dos años las personas de 65 años y más representaban el 6.2 por ciento de la población; de los 7.1 millones de mexicanos con esta edad, sólo “dos de cada 10 podían solventar sus gastos y los ocho restantes vivían en situación de pobreza”.

La comisión, que preside el senador Fernando Enrique Mayans Canabal, aclaró que la parte sustancial del costo del nuevo derecho social está contemplado en el Presupuesto de Egresos de la Federación a través de los programas y acciones para adultos mayores en situación de pobreza, pues prevé una erogación de poco más de 26 mil millones de pesos para el 2013.

El senador Mayans aseguró que la disposición aumentará a 7.6 millones las personas beneficiadas, pues el año que termina recibieron el apoyo 5.6 millones de adultos mayores.

El senador panista Carlos Mendoza Davis celebró que las disposiciones garantizarán una vida digna.

“Ahora con visión, los grupos parlamentarios en el Senado han coincidido en que se debe continuar ese camino y se debe ampliar ese programa para hacerlo universal a fin de asegurar a los adultos mayores una vida digna”, asentó.

Durante la sesión, los senadores también aprobaron por unanimidad un dictamen que reforma las leyes del IMSS, ISSSTE e ISSFAM, así como el Código Civil Federal a fin de proteger a todos los beneficiarios de pensiones alimentarias.

No hay comentarios. Los comentarios están cerrados