Estado de México invierte más de 80 mdp en obra hídrica

Compartir:

Recursos por más de 80 millones de pesos se han invertido en el Estado de México en los últimos cuatro años en infraestructura hídrica, lo que revela el gran compromiso que tiene la actual administración federal.

El director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez de la Parra, luego de entregar obras a la comunidad de San Cristobal de los Baños en Ixtlahuaca, dijo que es la administración federal la que más ha asignado apoyos en el tema del agua en la entidad mexiquense y muestra de ello son las diversas obras que se mantienen activas.

En entrevista con los medios, al término del acto protocolario, expresó que para dimensionar ello basta con mencionar que se trabaja en las obras del Emisor Oriente, para sacar las aguas negras del Valle de México.

Además, recordó que se trabaja en la construcción de la tercera línea del Cutzamala, la cual “nos ayudará a abastecer de agua aquellas zonas y poderle dar mantenimiento al sistema sin que se tenga que recurrir al paro de agua”.

Recordó que este sistema tiene ya más de 40 años de actividad y es indispensable llevar a cabo una importante labor de mantenimiento, aunque a veces implica tener que hacer cortes en la distribución del líquido.

El funcionario federal expuso que se prevé que la línea 3 del Cutzamala termine de construirse en octubre y se intenta que no pare el servicio hasta que esté terminada la obra.

“Además estamos construyendo túneles en el oriente del Valle de México, en Chimalhuacán, y se lleva a cabo la rehabilitación del río de Los Remedios. Son muchas obras las que se llevan a cabo, pero lo que más importan son las obras pequeñas”, subrayó.

Es por ello que este año se caracterizará por la consolidación de obras como las que este martes se entregan en Ixtlahuaca, y que de momento parecen no ser importantes, pero que representan un gran avance para atender a las comunidades más alejadas y menos privilegiadas del país.

Reconoció que en efecto se ha hecho un ajuste al presupuesto del agua, pero que afecta más a los subsidios, lo que obliga al organismo a administrar mejor sus obras de manera que no se descuiden los proyectos presentes pero con menos recursos.

“Cuando hay abundancia de recursos uno suele gastar en lo que no se necesita. Con el ajuste de presupuesto nos obligamos a gastar en lo que verdaderamente se necesita”, mencionó.

Ramírez de la Parra explicó que con los recursos de este año ser prevé atender el tema de coberturas, de manera que la gente que carezca de agua o drenaje tenga estos servicios.

En la actualidad, el porcentaje de personas que no tiene el líquido en el país es de ocho por ciento y la dificultad es que se encuentran en zonas muy alejadas.

Bajo ese panorama el reto es comenzar a incursionar por primera vez en otros sistemas que permitan llevarlo a esos lugares como el programa aplicado desde finales de 2015 y que consiste en sistemas que permitan captar agua de lluvia.

Compartir: