En cuatro años secuestro baja 32%

De diciembre 2016 a enero 2017 dsiminuye7.6%

Compartir:

Durante el primer mes del año se contabilizaron 144 secuestros, lo que representa una disminución del 7.6 por ciento con respecto al mes anterior, donde fueron registrados 156.

Asimismo, 166 víctimas en enero que disminuyeron 9.7 por ciento respecto a 184 en diciembre; y 115 detenidos, disminuyeron 29 por ciento respecto a 163 en diciembre

De los cuales, 110 fueron detenidos por las unidades antisecuestro estatales. Por su parte, las autoridades federales sólo detuvieron a 5 secuestradores.

En lo que va de la actual administración federal se han contabilizado 8 mil 977 secuestros. En promedio seis personas son víctimas al día.

En el mes de enero, los estados con mayor incidencia son Estado de México con 29; Veracruz con 24 y Tamaulipas con 18 casos.

Estados con mayor número de detenidos; Veracruz 36 detenidos, Estado de México con 20 y Guerrero con nueve.

Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora y Yucatán, registraron cero secuestros.

De acuerdo con un comunicado de Alto al Secuestro Asociación, es alarmante que no sólo no se detiene a un secuestrador por víctima sino que las detenciones van a la baja, lo cual coincide con la consolidación del nuevo sistema de justicia penal. Los policías tienen temor de realizar detenciones debido al desconocimiento práctico de las nuevas reglas (deficiente capacitación), se sienten intimidados de comparecer ante un juez e indefensos ante el exceso de garantismo hacia los derechos de los imputados.

“Esto sucede en el quinto año de la presente administración y a casi nueve años de la reforma constitucional de 2008. Nos preocupa que se quiera pensar en solucionar el problema mediante foros que se convocan ante algunas instituciones académicas. Las víctimas de secuestro no pueden esperar más tiempo y el Estado tiene obligación de protegerlas.

Hemos solicitado públicamente y en el Consejo Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, la instauración de un ombudsman para defender los derechos de los policías. Es necesario dignificarlos, mejorar sus condiciones laborales, dotarlos de las herramientas tecnológicas necesarias y reforzar la capacitación en el nuevo sistema de justicia penal”.

Compartir: