El recordatorio de violencia de fin de semana para Durazo

Compartir:

Ya es prácticamente como un despertador. El tiempo en que debe sonar la alarma está en automático. Solita se activa cada fin de semana.


Es como cosa del diablo. Un fin de semana sí, y otro también.
Esta vez el macabro sonido de los balazos (ni de besos, ni de abrazos) se adelantó un poco. Terminaba el viernes. Aproximadamente a las 21:00 horas el estruendo cayó sobre un restaurante en el parador San Fernando sobre la carretera Km 74 Celaya-Salamanca.
El saldo hasta esta mañana, nueve muertos y un herido.

Según testigos, los sicarios llegaron en tres camionetas y portando armas de distintos calibres, irrumpieron en el lugar y comenzaron a disparar contra los comensales.


El hecho de horror emula a muchos más ocurridos en muchos estados, Veracruz, Nuevo León, Chihuahua, Jalisco, Michoacán.
Es la dotación inicial de cada fin de semana. Pero falta que concluya el sábado y lo que aporte el domingo.
Por lo pronto, el otro gran despertador, lo que ocurre entre semana, a veces con hechos increíbles e inéditos, y hasta supuestamente superados, como la aparición en Guerrero de un “ejército de niños”, parece no interrumpir el sueño de las autoridades, en particular del Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo.
A mitad de semana, la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Pueblos Fundadores (CRAC-PF) presentó a una veintena de niños armados con rifles y el rostro cubierto con paliacates.
La presentación se dio luego de que el grupo armado conocido como “Los Ardillos” matara el fin de semana pasado a 10 personas integrantes de un grupo musical de la comunidad de Alcozacán.
Lo cierto es que a Chilapa ya llegó la Guardia Nacional.
Si a mitad del sueño las autoridades escuchan un “pas, pas, pas”, no es pesadilla son los pasos, algunos con un solo zapato, de la marcha que partió de Cuernavaca, y está a punto de llegar a la Ciudad de México.
La encabezan Javier Sicilia y familiares de los LeBarón y Langford.
Y tal vez aquello de que si los recibirá o no el Presidente de la República sea lo menos importante. Ya saben de qué se trata.

El despertador seguirá sonando.
Si Durazo no lo escucha, es tiempo ya de que ponga a otro para que esté al tanto.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...