Identidad, herramienta contra marginación: Segob

El secretario señaló que al tomarla como base de las políticas públicas se convierte en una palanca para promover el desarrollo incluyente y la movilidad social

Compartir:

El derecho a la identidad es fundamental porque define la vida de las personas, marca el rumbo de las sociedades y permite brindar certeza jurídica y generar políticas públicas más efectivas, dijo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Al inaugurar el Primer Encuentro Ministerial y de Autoridades Nacionales de las Américas sobre Derecho a la Identidad, señaló que al tomarla como base de las políticas públicas se convierte en una palanca para promover el desarrollo incluyente y la movilidad social.

En el Salón Revolución de la Secretaría de Gobernación, el encargado de la política interior del país subrayó que el derecho a la identidad reconoce la existencia y la dignidad humana, además de que es el primero de todos los derechos que abre las puertas para ejercer otras garantías igual de importantes.

“Estamos hablando de una pieza clave sin la cual no es posible ampliar las condiciones de prosperidad en nuestras naciones”, abundó ante autoridades en la materia de diversos países del Continente Americano.

El titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) puso a consideración de los asistentes la Declaración Ministerial y de Autoridades Nacionales de las Américas sobre el Derecho a la Identidad, la cual fue aprobada.

Ese documento tiene como propósito reconocer al Consejo Latinoamericano y del Caribe de Registro Civil, Identidad y Estadísticas Vitales como foro regional especializado en los temas relacionados al derecho a la identidad.

Otro fin es sentar las bases para cumplir la meta 16.9 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y establecer el compromiso de realizar cada cuatro años reuniones ministeriales, para evaluar el progreso de objetivos para el bienestar de esta región.

Osorio Chong destacó que a través de los compromisos plasmados en la declaratoria hoy adoptada, se brinda un marco de referencia para la mejora permanente de los procesos, pues “sólo evaluando, mejoramos nuestras acciones y entregamos resultados a la sociedad”, recalcó.

Más adelante subrayó que trabajar por el derecho a la identidad es sembrar mayor igualdad y justicia social, por lo que “debemos seguir avanzando de manera conjunta para consolidar un registro universal, gratuito y oportuno”.

Este esfuerzo se focaliza en tres rubros: cobertura, para terminar con el subregistro; accesibilidad, con procesos sencillos que faciliten la realización de trámites, así como modernización, para poner las ventajas de la tecnología al servicio de la identidad.

México ha avanzado, pero aún quedan brechas por cerrar y retos por superar, por lo que el compromiso es trabajar hasta que la universalidad y la oportunidad en el registro de personas sea una realidad en cada rincón de México y del continente.

En su oportunidad, el secretario general adjunto de la Organización de Estados Americanos (OEA), Néstor Méndez, recordó que la identidad es la llave que abre la puerta al ejercicio de todos los derechos y la protección del individuo por parte del Estado.

Nuestra región, informó, podría ser la primera del mundo en alcanzar la meta 16.9 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero se necesita acelerar el progreso hasta ahora alcanzado, agregó.

“Pueden contar con el apoyo de nuestra organización e impulsaremos todas las acciones para que ninguna persona sea invisible en las Américas”, reiteró Méndez.

La directora ejecutiva del Registro Nacional de las Personas de Guatemala, Brenda Amarilis Gramajo, abundó que el registro gratuito, universal y oportuno para todas las niñas y los niños de la región debe ser prioridad en las agendas sociales de las naciones.

Amarilis Gramajo González resaltó que con ello se garantiza la seguridad jurídica, el fortalecimiento del Estado de Derecho y el sistema democrático en los países.

En tanto que la agregada del Departamento de Salud y Servicios Humanos en México, Michelle McConnell, comentó que el punto de partida para el cimiento de la identidad de una persona es el Registro Civil y éste sólo se logrará cuando la sociedad, las instituciones y el gobierno trabajen de manera conjunta.

 

DECISIÓN POLÍTICA Y EDUCACIÓN, FUNDAMENTALES PARA COMBATIR DESIGUALDAD

Para combatir la desigualdad económica y social, hace falta decisión política, impulso a la educación, participación política y combate eficaz a la corrupción, afirmó Carles Boix, profesor de la Universidad de Princeton.

Al ofrecer la conferencia magistral “Democracia y desigualdad” en el marco de la Semana Nacional de Transparencia que realiza el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), explicó que la desigualdad no es inamovible, pero requiere participación social.

Respecto al caso mexicano, destacó que las mediciones históricas mundiales, demuestran que existe una relación entre desarrollo y desigualdad, pues entre más concentrada está la riqueza, menos desarrollo general existe.

En este caso, en México el 21 por ciento de la renta país está en manos de uno por ciento de la población, lo cual debe entenderse como un síntoma del problema y no como una explicación del mismo.

Sin embargo, durante su explicación mostró con datos de diversos países en diferentes momentos históricos, cómo se puede combatir la desigualdad, cuando existen políticas específicas para ello.

De hecho, en los regímenes democráticos que invierten más en la educación, la desigualdad se reduce notablemente.

En ese sentido, sostuvo que la desigualdad contemporánea tiene como elementos centrales el cambio tecnológico, el cambio educativo y la estructura política. Es decir, la desigualdad no sólo tiene que ver con una estructura económica inmutable.

Por ello, Carles Boix aseguró que existe la posibilidad de “desatar el nudo gordiano” que significa el combate a la desigualdad, si bien esto tiene que ver con el nivel de participación de la sociedad en la “cosa pública”.

Efectivamente, un combate eficaz a la corrupción, donde los funcionarios “tengan miedo” de ser castigados por algún acto irregular, es un factor importante para combatir la desigualdad.

Pero también está la educación, y en particular la especialización en materia de tecnología, pues en la tercera revolución industrial (la de las computadoras), es fundamental tener personas capacitadas para adecuarse a estos cambios.

Los mecanismos de transparencia son importantes, pero también lo es que la gente los utilice y participe de manera directa en el control de los funcionarios, para evitar la desigualdad.

Aun así, insistió en que importa la estructura económica, pero también la política, por lo que la decisión en este último ámbito es el más importante de todos.

Compartir: