CNTE paraliza la ciudad

Compartir:

Las manifestaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), son sin duda el pan de cada día de la Ciudad de México, y los capitalinos son los más afectados.

En esta ocasión, el bloqueo del contingente de inconformes provocaron problemas a la circulación de vehículos en ambos sentidos de Paseo de la Reforma, entre la glorieta del Ángel de la Independencia y Avenida Hidalgo.

Los miembros de la CNTE encabezados por los secretarios generales de los sindicatos  comenzaron a reunirse en las inmediaciones del Ángel de la Independencia para marchar hacia el Zócalo.

Detrás de ellos caminaron representantes de los padres de los 43 jóvenes de Ayotzinapa desaparecidos y estudiantes de la escuela normal.

Sin importarles el resto de la sociedad, impidieron el paso del trasporte público que circula en esas inmediaciones, por lo que las personas que hacen uso de ellos tuvieron que retrasar la llegada a sus lugares de destino.

Tuvieron que caminar para liberar el contingente y poder tomar otra alternativa, ya que el servicio de Metrobús de la Líinea 1, que corre de El Caminero a Indios Verdes, quedó interrumpido desde la Glorieta de Insurgentes hasta Paseo de la Reforma, y quedó también prohibido el paso a camiones y taxis.

La movilización de los maestros también ocasionaron afectaciones al tráfico las calles que se intersectan con Insurgentes, tales como Hamburgo. En Paseo de la Reforma, los carriles afectados fueron los centrales, mientras que los laterales están abiertos pero con tráfico muy lento.

La marcha cubrió centenares de metros del carril derecho de la avenida Reforma, por lo que el gobierno capitalino desplegó un operativo de 4 mil 500 policías para vigilar la caminata, pero al llegar a la avenida Juárez, los granaderos de la SSP-CDMX les cerraron el paso, por lo que los profesores disidentes decidieron sentarse a esperar a que les dieran el paso.

Se presume que la movilización fue con el objetivo de abrir una mesa de negociación con el gobierno Federal en defensa de la educación pública de todo el país, otro de los reclamos en la marcha es la liberación inmediata de Rubén Núñez y Francisco Villalobos, líderes de la sección 22 de la CNTE detenidos días atrás acusados de realizar operaciones millonarias con recursos de procedencia ilíticita.

Mientras que en Michoacán, maestros de la Sección 18 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, bloquearon el cruce de las vías del tren en el cruce de las avenidas Periodismo y Madero, como medida de protesta contra la Reforma Educativa.

Los manifestantes fueron desalojados por policías, hecho que ocasionó que se enfrentaran a golpes.

Hasta el momento se reportan seis personas detenidas.

El magisterio michoacano también arremetió contra automovilistas y el chofer de un camión repartidor, al que bajaron y golpearon para apoderarse de la unidad.

Horas antes, en el municipio de Nahuatzen, luego de bloquear todos los accesos a esta comunidad, la CNTE golpeó a seis policías estatales y tres federales, que fueron rescatados por los pobladores indígenas de la zona y más tarde liberados.

En este municipio, ubicado en la Meseta Purépecha, la Sección 18 también destruyó tres patrullas, acciones que levantaron la molestia de los comuneros, quienes se deslindaron de estos actos vandálicos.

A pesar de que las autoridades estatales y federales intentaron llegar a acuerdos, en ambos sucesos los maestros de la CNTE iniciaron la agresión con piedras, palos y golpes.

Compartir: