Asesinan a catedrático de la UNAM

Vidal Zavala Rosas, fue ejecutado y sepultado en el jardín de su casa, en la delegación Xochimilco

Compartir:

Vidal Zavala Rosas, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue ejecutado y sepultado en el jardín de su casa, en la delegación Xochimilco.

La pareja sentimental del catedrático que impartía clases en la UNAM desde hace casi 20 años, declaró haber sido secuestrada por uno de los sujetos que acabó con la vida del profesor.

De acuerdo con su declaración ministerial, al menos tres personas de no más de 25 años ingresaron al domicilio del docente.

María Guadalupe creía que Vidal los conocía o que eran sus alumnos, sin embargo empezó a escuchar ruidos por lo que se acercó para saber qué ocurría, por lo que los agresores decidieron atarla a ella y a su hija menor de pies y manos, para posteriormente ser sacadas del domicilio y resguardarlas en un cuarto de hotel de San Luis Tlaxialtemalco, para ser liberadas un día después.
En un principio, reveló ante las autoridades ministeriales, pensaba que se trataba de un secuestro o un robo, ya que recientemente recibieron un cheque de un pago hipotecario por un millón de pesos.

Al regresar a su casa, ella y su hija se percataron que la tierra estaba removida por lo que solicitaron el apoyo de bomberos, quienes encontraron el cuerpo del profesor. Posteriormente se dio aviso a la autoridad ministerial para que se abriera la carpeta de investigación por estos hechos.
Esto fue confirmado por HSBC, a cuyo despacho fueron solicitados los movimientos financieros de la víctima en los últimos tres meses.

Zavala Rosas al parecer fue golpeado antes de ser asesinado y enterrado en el mismo jardín de su casa.

Los presuntos homicidas son tres hombres jóvenes que la semana pasada llegaron a buscarlo a su vivienda en la colonia Paseos del Sur. Se cree que al menos alguno de ellos lo conocía.

La procuraduría capitalina aún no ha establecido el móvil del asesinato y busca a los tres presuntos asesinos.

Compartir: