AMLO se confiesa con obispos: “Sí soy católico, pero me gusta decir que soy cristiano”… por los votos

El candidato de Morena reveló a la CEM: "hasta fui acólito", pero resalta la importancia del voto corporativo religioso de las iglesias evangélicas, y su gran aliado el Partido Encuentro Social.

Compartir:

Ante un cónclave de 125 obispos, Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, se confesó el pasado viernes 13 de abril: “Sí soy católico, mi vida ha estado muy relacionada con la Iglesia Católica, y hasta fui acólito”.

La curia encabezada por el anfitrión presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Cardenal Francisco Robles Ortega, no pudo ocultar cierta satisfacción, era la respuesta esperada en CV Asamblea Plenaria en la Casa del Lago Cuautitlán Izcalli, donde el candidato de Morena llegó acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller.

A pregunta expresa del arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez, el candidato presidencial de Morena continuó la respuesta, para sorpresa de los obispos mexicanos: “Me gusta decir que soy cristiano”, pero fue cuestionado, “todos los católicos somos cristianos”, pero entre sonrisas y calor de una charla interesante y sabrosa, López Obrador poco a poco reveló que el voto corporativo era muy importante.

Y tiene razón Andrés Manuel, ninguna iglesia como las evangélicas controlan la voluntad de sus fieles.

El liderazgo se ejerce y las líneas se siguen al pie de la letra, es la causa de la simbiosis de Morena con el Partido Encuentro Social de Hugo Eric Flores Cervantes, quien llevó a Cuauhtémoc Blanco a la alcaldía de Cuernavaca, y muy probablemente a la gubernatura de Morelos, según las encuestas.

El cambio de Partido de Regeneración Nacional a Morena es en sí una evocación a Guadalupe del Tepeyac, a la Virgen Morena, como la deidad mexicana por excelencia, plasmada en estandartes independentistas como el de Miguel Hidalgo y Costilla, y la banderas del movimiento Cristero de 1926 a 1929.

La grey católica representada en el Colegio Cardenalicio de Roma por los purpurados Francisco Robles Ortega, Carlos Aguiar Retes, Norberto Rivera Carrera, Alberto Suárez Inda, Juan Sandoval Íñiguez (ausente) y Javier Lozano Barragán (de permanente estancia en Roma), no tiene duda sobre la fe de cuatro de los cinco candidatos presidenciales: Margarita Zavala Gómez del Campo, José Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés, y Jaime Rodríguez “El Bronco” (en esos momentos no tenía registro del INE), los cuatro consumados fieles católicos, entre los que destaca el candidato del PRI-PVEM-Panal que no falla a la homilía dominical en Chimalistac, pero Andrés Manuel era un misterio, y su presencia gravitó sobre su proyecto político y la definición de su fe.

Definir con precisión era importante para la curia. por las diferencias entre católicos y las iglesias evangélicas, las que no obedecen al obispo de Roma, Papa Francisco.

Por ejemplo, el culto difiere sustancialmente, la mayoría de sus ministros no están registrados en la subsecretaría de Población, Migración, Vivienda y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación de Alfonso Navarrete Prida, por la sencillez para saltarse la definición y tener mayor libertad en el uso de medios masivos de comunicación, inclusive electrónicos concesionados, y la soltura para oficiar en la plaza pública sin violar alguna ley.

En estas variaciones, por ejemplo, los protestantes se confiesan con Dios, los católicos confiesan sus pecados mortales con un sacerdote y los pecados veniales con Dios (los ortodoxos tienen prácticas similares) para los anglicanos la confesión es opcional.

De igual forma el tratamiento y uso de imágenes santas difiere sustancialmente.

Pero hasta el viernes 13 López Obrador jugó con maestría a la ambigüedad, con el silogismo: todos los católicos son cristianos, pero NO todos los cristianos son católicos.

En la última respuesta a los medios de comunicación sobre su religión, respondió: “Toda mi familia es católica, yo soy cristiano”.

Esa indefinición sirve enormidades a su clientela electoral, a la más organizada y fiel, a la que se jactan de tener un partido político: el PES, el gran aliado de López Obrador.

 

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...