Última actualización: hace 7 minutos

El de mis abuelos, fue un crimen de Estado: Gilberto Flores Alavez

El nieto de Gilberto Flores Muñoz y María Asunción Izquierdo asegura: “No soy un criminal”. Hace días la Secretaría de Seguridad Pública le extendió un documento en donde ratifica que no existe ninguna sentencia condenatoria en su contra

por el

imagen1

A poco más de 32 años del asesinato de sus abuelos, Don Gilberto Flores Muñoz y María Asunción Izquierdo, Gilberto Flores Alavez rompe el silencio: “No estoy muerto ni soy un monstruo, mucho menos un criminal”.

Convertido en el abogado de su propio juicio, Flores Alavez muestra un documento expedido por la Secretaría de Gobernación, apenas el 18 de febrero de 2011, donde se plasma con todas sus letras, la inocencia en esos trágicos acontecimientos.

Superado ese capítulo de su vida, Flores Alavez mira hacia la política y sostiene “Si el pueblo de Nayarit quiere que sea gobernador, ¿por qué no serlo?, dice retador.

Asimismo, “El Nieto”, quien permaneció en prisión 12 años como presunto responsable de los homicidios, ratifica de manera categórica que jamás privó de la existencia a sus abuelos paternos.

En remate de su aseveración reveló que Sasha Montenegro le confió que su esposo, el finado ex presidente José López Portillo, le dijo en la intimidad: Gilberto nada tuvo que ver en los lamentables hechos”. Es inocente, le remarcó.

En Entrevistas con “El Poder” de IMPACTO-TV, Flores Alavez habla con el coordinador editorial y el jefe de redacción de esta casa editorial, Roberto Cruz Zúñiga y Enrique Sánchez Márquez, respectivamente, sobre los asesinatos de sus abuelos, de sus aspiraciones políticas y culturales, de su posible incursión en la industria cinematográfica y la lucha que sostiene para certificar plenamente su inocencia y sacar del atraso y la pobreza a los marginados del estado de Nayarit, el que le gustaría gobernar, en honor y recuerdo de sus abuelos que convirtieron en granero nacional a esta entidad, merced a sus excelentes cosechas y niveles de producción.

También habló del excelente papel que logró al frente del sector azucarero al obtener zafras nunca vistas, por lo que refirió convencido que “lo de mis abuelos fue un “crimen de Estado”, porque había afectado muchos y grandes intereses.

“Flores Alavez es el mismo que estuvo en aquella noche trágica, en la que fueron asesinados arteramente mis abuelos y por el que fui encarcelado injustamente. No he muerto ni tampoco tengo por qué avergonzarme. Tengo la conciencia tranquila”, puntualiza el escritor, licenciado en Filosofía y Letras, empresario internacional y actor, quien destaca que tras el fallecimiento de Don Gilberto y Doña María Asunción, siempre ha recibido el apoyo y respaldo de toda su familia. “Siempre estuvieron, están y estarán conmigo, ya que nunca he cometido delito alguno”.

Por momentos nostálgico, “Gilbertito”, como le llamaban amigablemente los internos del Reclusorio Preventivo Oriente, destaca que hasta el momento en que elementos de la Policía Judicial le detuvieron como presunto responsable de los asesinatos de sus abuelos, registrados presuntamente durante la madrugada del seis de octubre de 1978 en su residencia de avenida Palmas, colonia Lomas de Chapultepec, no tenía un solo antecedente penal ni había incurrido en conductas antisociales.

“Fabricaron –las autoridades policiales y ministeriales-- un monstruo, un homicida, cosas que no he sido nunca”.

Tras destacar que la misma conducta observó a lo largo de los 12 años que permaneció “injustamente confinado” en una celda del complejo carcelario mencionado, Flores Alavez, ,quien está próximo a publica un segundo libro –el primero de ellos titulado “El Beso Negro”-- sostiene estar muy lejos del delito y asevera tanto en el interior como en el exterior del penal siempre ha sido un hombre trabajador, estudioso, honorable y dispuesto a servir a sus semejantes, en esta ocasión a los nayaritas, por quienes siente gran respeto y admiración.

LOS VERDADEROS POLÍTICOS MUESTRAN RESULTADOS

“La realidad de la familia Flores- Muños- Izquierdo- Alavez- Alemán, no es más que una muy sencilla: Son nombres que se hicieron en la política, con resultados para su pueblo, pero eso no los convierte en antecesores de un gobernante o personaje importante o trascendentales como lo fue Gilberto Flores Muñoz, quien hace de Nayarit –entidad la que fue gobernador-- el granero de la República y alcanza cifras record en el sistema agropecuario, en tanto que mi abuela Asunción con su pluma, llega a premios nacionales e internacional de periodismo en lugar de estar en el glamour de la esposa de un político y ser una mujer fatua.

Mi padre construyó, el Programa IMSS-Coplamar, Instoplamar, mil 200 clínicas rurales cuatro centros médicos, una red de ambulancias en la época de oro en el Seguro Social; no fue un junior ni fue impuesto por ser su padre Gobernador. Los verdaderos políticos se hace con números y esa historia que no se puede borra dentro de registro de la propia memoria histórica de la familia”.

Respecto de sus aspiraciones políticas y la posibilidad de postularse como aspirante a la Primera ra Magistratura de Nayarit, el nieto de Don Gilberto, quien se declara abiertamente priísta, sostiene que el país “se pinta de rojo”.

Deja entonces la parte definitiva de sus desesos a su partido, el PRI, porque dijo “soy un hombre institucional y respetuoso, por lo que tendrá que ser mi partido el que la apoye, al igual que las bases y el pueblo”.

‘TENGO EL MEJOR PERFIL’

En tanto, Gilberto destaca la labor que realizan en pro del tricolor Beatriz Paredes Rangel y Humberto Moreira, con quienes “México se está pintado de rojo”, al tiempo que destaca que él se viste de blanco por que este color es “símbolo de paz”, al que se ha perturbado en Nayarit con 300 ejecuciones. “También vamos a rescatar los predios de mi abuelo que nos fueron despojados, entre ellos donde reposan los restos de éste, quien hizo tanto por su pueblo y por México”.

Al abundar en torno a política, Gilberto sostiene tener en estos momentos “el perfil mediático más alto” en el estado –respecto de una posible candidatura a la gubernatura-- y denuncia cierta resistencia por parte de algunos correligionarios que se resisten al cambio, al tiempo que destaca las alianza con gente respetable de los diversos institutos políticos, entre ellos Acción nacional y de la Revolución Democrática.

No obstante reconocer que la actual administración nayarita realiza una labor importante para recatar la Riviera y fortalecer el turismo, actividad que no lo es todo para que sus pobladores vivan, Flores Alavez puntualiza que un gran sector de la población se encuentra en el abandono y sobrevive en la miseria, por lo que uno de sus objetivos, mediante el Patronato Flores Muñoz-Asunción Izquierdo, es el de rescatar de esos flagelos a sus coterráneos, como en su momento lo hizo su abuelo, quien desde pequeño le enseñó a conocer “los caminos de la política y el poder”, en los que llegó a conocer, entre otros personajes, al presidente Lázaro Cárdenas.

Incluso, dijo que al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas lo invitó a retornar a las filas del Partido Revolucionario Institucional si es que no está a gusto con los principios que ahora rigen al PRD. “Que se autorescate con nosotros”, asentó.

“Quiero saber cuál es la voz del pueblo si la voz de pueblo me solicita que sea yo gobernador pues seré Gobernador. Ya en una ocasión en el estado de Morelos me pidieron fuera presidente municipal de Puente Ixtla, pero no acepté, aunque tenía ventaja, el líder estatal del PRI era un hombre corrupto y no me iba a guiar por un hombre corrupto buscando una posición, ya que Flores Alavés no necesita posiciones para trabajar, no tengo compromisos políticos, no tengo grupos, no tengo agradecimientos, no me sostiene nadie más que Nayarit y sus habitantes”.

Subrayó que “vamos a hacer, con política o sin política, que Nayarit vuela a ser el granero de la República”, ratificó el controvertido personaje, quien a lo largo de la Entrevistas con el Poder calificó como “irreparable” para México la muerte de su abuelo Don Gilberto Flores Muñoz y su abuela María Asunción Izquierdo, quienes afirma, con base en pruebas periciales, que no fueron intoxicados, para asesinarlos, con algún enervante y perdieron la existencia por lesiones con arma punzo-cortante, no a machetazos, como se ha afirmado en repetidas ocasiones.

“El caso está cerrado y la autopsia dice que mi abuelo y mi abuela no fueron intoxicados y no fueron muertos por machetes. Sufrieron heridas mortales por arma punzo cortante, lo que contradice lo afirmado en su momento por la Procuraduría y la Policía Judicial, instituciones que me enviaron a prisión por delitos que no cometí”, ratifica Flores Alavez quien fustiga a quienes, en aquellos momentos, hicieron de él un monstruo, de lo que está muy distante ser. “No lo soy ni lo he sido, tampoco un esquizofrénico”, atajó.

Destacó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación le concedió amparo por inimputabilidad, disminuida, lo que quiere decir que ni siquiera tenía el perfil, la habilidad o la personalidad para poder acometer un crimen. Lamentablemente en esos tiempos las consignas sobrepasaban la posibilidad de la justicia como lo acredita lo acontecido con la autopsia, agregó el entrevistado, quien estimó que la muerte de sus abuelos pudio tener como objetivo despojar a México de su gran capital: la industria azucarera, la segunda industria nacional en importancia, solo detrás del petróleo. Producía hasta 100 mil millones de pesos y si mi abuelo hubiera seguido al frente de la misma se hubiera pagado la deuda externa. Peso más el botín de la industria azucarera y se encubrió muy bien –con su acusación, procesamiento y encarcelación-- el móvil de los hechos.

Tras puntualizar que su relación con la actriz Sasha Montenegro es de “absoluto respeto”, Gilberto destacó que la esposa del finado presidente José López Portillo le reveló que Flores Alavez era inocente. “El presidente me dijo una confidencia que Gilberto Flores Alavez era inocente”, le ratificó la Montenegro, llorando, a su interlocutor, quien la calificó como una mujer que ha luchado por su familia, enfrentado a círculos de poder por la familia López Portillo y ha sabido defenderse, aun sin recursos económicos, de todos los ataques de que ha sido objeto de manera por demás infundada. “Ella me conoce desde la cárcel y la confesión que le hizo el ex presidente se registró en su propia casa”.

“Cuando un político sirve al pueblo tiene que olvidarse de su bolsillo y tiene que afectar muchos intereses de otros políticos y de círculos del poder parta poder servir al pueblo. Quien quiere ver la verdad siempre la verá, pero quien no la quiere ver jamás lo hará. Hay que servir al pueblo desde cualquier trinchera y eso es lo que estoy haciendo”, concluyó.

No hay comentarios. Los comentarios están cerrados