Última actualización: hace 53 minutos

Terrafugia TF-X

Más de algún fanático de ‘Los Supersónicos’ que imaginó que de grande manejaría un vehículo volador, como si se tratara de un automóvil común y corriente, tal como lo hacían los personajes en la serie animada, puede ver su sueño hecho realidad

por el

imagen1

La idea de un coche volador lleva, décadas, rondando la mente de muchos inventores y visionarios que creyeron, firmemente, que en este siglo nos transportaríamos a lo largo y ancho de nuestras ciudades mediante artilugios capaces de volar y, al mismo tiempo, circular por carretera como cualquier otro vehículo.

El sueño de estos adelantados a su tiempo puede que se convierta en realidad en un futuro no demasiado lejano gracias a Terrafugia, una empresa que pretende fabricar su TF-X, un vehículo eléctrico enchufable de cuatro plazas capaz de volar, y apto para todos los públicos. Según el fabricante, apenas nos llevaría unas horas aprender a manejarlo.

Este Terrafugia TF-X utilizaría tecnología autónoma de despegue y aterrizaje vertical (VTOL o Vertical take off and landing), por lo que hasta los más novatos podrían hacer uso de él. Aunque los datos no son definitivos, el TF-X montaría un motor de unos 300 CV y dos rotores eléctricos que superarían los 600 CV para el proceso de despegue y aterrizaje vertical.

En vuelo, el TF-X de la compañía americana podría alcanzar los 322 km/h (200 millas por hora) y su autonomía rondaría los 800 kilómetros (500 millas). La idea es que el vehículo vuele, por sí mismo, hasta el lugar indicado e incluso aterrice de forma autónoma, con una simple confirmación por parte del piloto.

De hecho, Terrafugia habla de un sistema de seguridad que requiere al usuario introducir una zona de aterrizaje primaria, así como dos alternativas. En caso de que la situación meteorológica, la autonomía del vehículo o restricciones de espacio aéreo, no permitan el aterrizaje en ninguno de los puntos marcados, el vehículo abortaría el despegue hasta haber seleccionado un lugar de aterrizaje válido. El TF-X contaría, además, con un paracaídas y una función de auto aterrizaje de emergencia.

La empresa norteamericana ha asegurado que todavía es muy pronto para hablar de precios, aunque dejan claro que quieren producir a escala este TF-X. Eso sí, incluso si todo va sobre ruedas, al TF-X le quedan por lo menos entre ocho y doce años de desarrollo. Tiempo al tiempo.

No hay comentarios. Los comentarios están cerrados