“Si significa ahorros, la apoyo”. Atentamente la 4T

Compartir:

Así respondió en el Presidente López Obrador cuando le preguntaron su opinión sobre la Iniciativa de Ley del líder de los Morenos en el Senado, Ricardo Monreal, que buscaba concentrar en un solo órgano de supervisión, regulación y vigilancia tres importantes entes reguladores de la vida económica del país: el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE).

Y efectivamente este es uno de los más importantes mantras de este gobierno, todo lo que signifique ahorro sirve, no importa sus consecuencias. Si desaparecer el Congreso nos representa ahorro presupuestal, hagámoslo; si desaparecer o disminuir a la Suprema Corte también significa ahorros, hagámoslo; si desaparecer a la burocracia calificada del gobierno nos significa ahorros hagámoslo.

No hay diagnóstico, no hay evaluación, no hay diseño, no hay prospectiva, no hay análisis de fondo, al más puro estilo neoliberal, entre menos gasto oneroso haya mejor será. “No puede haber gobierno rico con pueblo pobre”.

Así, bajo este mantra simplista y metodología destructiva se ha visualizado el papel y la responsabilidad institucional del Estado como prestador de servicios, como ente regulador de mercados, como instrumento ejecutor de la seguridad pública y de la paz social, como administrador de la salud pública del país, y así nos podemos seguir sector por sector.

No importa nada más que ahorrar recursos para posteriormente dispersarlos mediante transferencias directas a la población abierta. Entre menos gobierno, menos posibilidad de corrupción, entre menos perros, menos rabia, entre menos ricos menos posibilidad de secuestros.

La propuesta monrealista de crear un órgano concentrador de la regulación de tres sectores económicos totalmente disímbolos, ejemplifica la visión de este gobierno, no importa el análisis de mercados, no importa el desarrollo de los mismos, ni siquiera el fomento a la competencia económica para fomentar la equidad, calidad y menor precio. Eso para este gobierno suena demasiado exótico; lo importante es tener menos gobierno, menos mercado, menos economía, menos consumo y solamente contar con un ogro filantrópico que desde su voluntad y su prisma se organice todo lo demás. Se pretende empobrecer no como un deseo de equidad sino como una pretensión de control.

Somos testigos presenciales y un ejemplo al resto del mundo, de que sí existen los procesos democráticos diáfanamente involutivos, que a través de los procesos democráticos ejemplares, legítimos y abrumadores puede germinar la involución institucional; por eso debemos ser enfáticos desde nuestra propia experiencia de la necesaria solidez institucional que haga frente a estos voluntarismos anacrónicos porque se pone en peligro la propia existencia de la vida democrática.

Estamos viviendo un proceso cancerígeno de nuestra frágil democracia, debemos activar los poco anticuerpos con que contamos para que desde la propia democracia detengamos estas metástasis institucionales.

Las democracias se equivocan y son capaces de alimentar a sus propios demonios, pero también son capaces de activar sus propios procesos de sanación. No será fácil pero será necesario.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...