Herrera insiste en pronosticar antes de domar pandemia

Compartir:

Una de las pocas cosas que quedaron claras al inicio de la pandemia en nuestro país, es que todo, incluso las decisiones económicas, quedaban supeditadas a las decisiones sanitarias, y que ninguna estaría por encima de la prioridad central de la coyuntura: estabilizar o domesticar los efectos de la pandemia en la población en general, bajo la razón primigenia de preservar la vida antes de atender la racionalidad económica.

Es claro que no se ha cumplido este propósito y, peor aún, antes de que incluso tengamos una tendencia descendente de las principales variables de la emergencia sanitaria, el propio gobierno ya establece aproximaciones sobre una recuperación económica en pleno pico de la pandemia. Esto es importante porque si no se menciona la probabilidad de agudización de la emergencia ya ni hablemos de los rebotes, Si no observen qué sucede en algunas ciudades de los Estados Unidos y China en este momento.

En ese sentido, somos patéticamente una anomalía mundial.

Ningún país ha procedido a abrir su economía ni a establecer pronósticos de recuperación sin antes haber controlado el desarrollo de la pandemia. Por una sencilla razón: pones en riesgo la salud general de la población.

El mismo Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, así se refería hace menos de dos meses al establecimiento de la normalidad económica del país.

Ahora bien, suponiendo que hipotéticamente ya estuviera domada la curva de la pandemia y no tuviéramos los casi 20 mil muertos que hasta este momento se cuentan, la pregunta sería: ¿tenemos las bases estructurales y de confianza para esperar una recuperación económica, como lo asegura el Secretario de Hacienda o simplemente hace eco de la voluntad de su jefe y dice lo que el Presidente quisiera escuchar?

Pongo solo un caso para ilustrar el poco apego a la realidad de Herrera: dice que el motor para propiciar el crecimiento exponencial de la economía será la entrada en vigor de la T-MEC o la continuación del TLC de América del Norte, porque advierte que de inmediato se activará la inversión en el país por el atractivo que este representa. ¿Es en serio?

Esta semana México dejo de estar en los 25 países más atractivos para la inversión extranjera en el mundo, perdió lugares en materia de competitividad internacional en menos de tres días.
El mundo estará sujeto a una recesión mundial y un lento crecimiento por lo que las decisiones de inversión se pospondrán pues el gobierno mexicano es un ente de desconfianza empresarial por su falta de apego al estado de derecho. Existe evidencia suficiente para comprobarlo, aunado a que el Congreso mexicano aún no aprueba los marcos regulatorios correspondientes que deberán acompañar la entrada en vigor del P-MEC.

¿Acaso esto no lo sabe el Secretario Herrera? Extrañamente no tiene cautela en sus aseveraciones de corto plazo. Todos los Secretarios o Ministros de Economía del mundo, incluyendo a la Reserva Federal de los Estados Unidos han preferido la prudencia, y han anticipado procesos de recuperación económica lentos y de mediano plazo. ¿Porque el secretario Herrera es la excepción?

¿Sabe algo que nadie sabe más que él, o tiene un optimismo desbordado por la confianza que le genera los factores económicos del país o simplemente confunde su responsabilidad institucional?

El tiempo nos dirá quién se equivocó y pondrá a cada quien en su lugar.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...